Fintech

10 trucos mentales para ahorrar más dinero y gastar menos

trucos mentales para ahorrar dinero

Ahorrar dinero no es una labor sencilla: es difícil pensar a largo plazo para resistirse a las tentaciones del momento. No obstante, afortunadamente podemos engañar a nuestro cerebro para hacerlo. Te traemos los 10 mejores trucos mentales para ahorrar más y gastar menos.

La mayor barrera entre el ahorro y tú probablemente sea la comodidad. Es difícil rechazar algo que nos apetece en el momento por algo que obtendremos en un futuro lejano.

No es de extrañar que cuando llegues a casa tras un largo día de trabajo tengas la tentación de pedir comida a domicilio; en el momento que te empiezan a crujir las tripas te olvidas de los ahorros para tu jubilación dentro de 30 años, y gastarte 30 euros en sushi parece la opción más lógica.

No obstante, podemos entrenar a nuestro cerebro para resistirse a la tentación; hay muchos trucos mentales que te ayudarán a ahorrar más dinero y gastar menos.

5 retos de ahorro de 30 días para mejorar tu situación financiera rápido

Veamos cuáles son algunos de los mejores:

  • No renuncies a las cosas, disfrútalos más: En vez de pensar que tendrás que renunciar a comer en tu restaurante preferido todas las semanas, piensa en lo mucho que lo disfrutarás cuando lo hagas una vez al mes. Psicológicamente te será mucho más fácil pensar que no estás renunciando a algo, sino disfrutándolo más.
  • El método freno o acelerador: Un método popular es imaginarte dentro de un vehículo cada vez que tomas una decisión financiera: según lo que decidas estarás pisando el freno o el acelerador. Depende de ti cómo de rápido quieras llegar a tu destino.
  • Prueba la técnica del “desconocido”: Cada vez que vayas a comprar algo imagina que un desconocido te da la opción de elegir entre el producto, o el dinero que vale ese producto. ¿Qué elegirías? Si optarías por el dinero, ya lo tienes en tu bolsillo.
  • Imponte la regla de los 3 días: O 5 días o 7, lo que necesites. La técnica consiste en siempre darte unos días para pensar entre el momento que te planteas comprarte un producto, y el momento de hacerlo. Puede que durante ese periodo te des cuenta de que no era tan necesario.
  • Involucra a otra persona en tu plan de ahorros: Ten un compañero de ahorros. Ambos deberéis compartir vuestras metas financieras y el plan para alcanzar los mismos. Una vez a la semana os reuniréis para contar vuestro progreso. Si sientes el apoyo – y la presión – de otra persona serás más propenso a cumplir tu palabra.
  • Prueba la técnica de las recompensas falsas: Puede que esta técnica te resulte un tanto peculiar, pero hay personas a las que les funciona. Cada vez que vayas a comprarte algo imagina que alguien te dice que te dará 3 euros si no lo haces. El mero hecho de pararte a pensar puede que te haga darte cuenta de que no necesitas comprarlo tanto como crees.
  • Mete una foto en tu cartera que te recuerde a tu meta financiera: Las imágenes visuales tienen más impacto en nuestro cerebro. Guarda una foto que te recuerde a tu meta en la cartera, cada vez que vayas a pagar algo lo verás y te preguntarás: ¿que merece más la pena?
  • Recubre tu tarjeta de crédito: Pon una barrera física entre tú y tu tarjeta envolviéndolo. Puedes dibujar imágenes de tu meta o apuntar notas para recordarte que tan solo es para uso de emergencia.
  • Usa la prueba de la emergencia cuando te vayas de compras: Para evitar malgastar dinero en ropa antes de comprarte una prenda pregúntate si te lo pondrías nada más salir del probador. Si la respuesta es negativa posiblemente no te haga tanta ilusión.
  • Anota tus metas de ahorro: Estudios demuestran que las personas que anotan sus metas son más propensos a alcanzarlos.  Anota tus metas financieras y llévalos contigo cuando sientas la tentación de gastar.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.