Fintech

8 hábitos de ahorro que pueden acabar saliendo caro

hucha rota

No todos los hábitos de ahorro suponen un alivio para tu bolsillo: algunos pueden incluso acabar saliendo caro. Hoy te traemos algunas estrategias para ahorrar con las que debes tener cuidado si no quieres acabar gastándote aún más dinero.

Podríamos decir que septiembre es como el lunes de cada semana, el día uno de cada mes o el primer día de un nuevo año, siendo un momento ideal para fijar nuevos propósitos que seguir durante el curso. Entre las muchas metas que nos proponemos, son muchos los que aprovechan la vuelta de vacaciones para poner en orden sus finanzas.

Además de sentarte a elaborar un presupuesto y explorar nuevas maneras aumentar tus ingresos, si quieres mejorar tu situación económica también tendrás que reducir tus gastos. Esto implica adoptar hábitos de ahorro que tal vez no tenías hasta ahora.

Hay muchas maneras de recortar gastos: puede que en tu caso prefieras reducir tus facturas del hogar, gastar menos dinero en el supermercado o renunciar a salir a cenar un par de veces a la semana. Es importante que cada uno elija su estrategia de ahorro basada en su personalidad financiera.

Las 5 trampas sobre ahorro en viajes en las que debes evitar caer

Eso sí, hay algunos hábitos de ahorro con los que debes tener cuidado. Mientras que a simple vista se presentan como maneras de reducir tus gastos, al final pueden acabar saliendo caro. Veamos cuáles son y cómo no caer en la trampa.

  • Las rebajas y ofertas: Si has adoptado la mentalidad del ahorrador tendrás que activar tu radar de ofertas, ¿por qué gastarte más en un producto cuando puedes encontrar lo mismo por menos dinero? No obstante, es importante no caer en la trampa y empezar a comprar productos por el mero hecho de que está en oferta. Unas rebajas pueden acabar saliendo muy caro. Por ello, procura evitar que las ofertas vengan a ti, cancelando por ejemplo suscripciones a correos y catálogos, y asegúrate siempre de ser tú el que busque ofertas en caso de necesitar el producto. Así, procura adoptar el hábito de esperar al menos 24 horas antes de comprar un producto, así tendrás tiempo de preguntarte si realmente lo necesitas.
  • Los cupones descuento: “Obtén una rebaja del 10% en compras superiores a 30 euros”. Cuidado con esto: puede que acabes gastando más dinero para poder beneficiarte del descuento. Así, también es importante que valores realmente cuánto te compensa ir a cierta tienda solo para poder usar el cupón; si está muy lejos puede que el coste en gasolina y tiempo no merezca la pena. Siempre valora de manera objetiva si vale la pena y no te dejes llevar por lo atrayente que es tener un descuento.
  • Comprar más por menos: Comprar al por mayor o aprovechar los 2×1 está muy bien, siempre que vayas a consumir todos los productos que estás comprando. En el caso de detergente, papel higiénico o pasta de dientes, por ejemplo, puede compensarte. No obstante, si es un producto que caduca y parte de ello va a acabar en la basura es como si tiraras tú dinero directamente.
  • Comprar más online para tener envío gratuito: De nuevo, la trampa de lo gratuito. No compres más productos solo por recibirlos gratis; adquiere solo lo que realmente necesitas.
  • Ir a lo más barato siempre: Como bien dicen, a veces lo barato sale caro. Mientras que comprar marcas blancas es una buena manera de ahorrar dinero, hay algunos productos que debes evitar – aquí te dejamos unos cuantos. Así, en ciertos casos merece la pena gastar más dinero. Hay una regla general para identificar cuándo es mejor evitar un producto barato: si lo usas todos los días y tiene algunas cualidades específicas que valoras más y marcan una diferencia, no escatimes al comprarlo. Te dejamos una serie de productos en los que, por norma general, merece la pena gastar más.
  • Comprar todo en Black Friday: La locura de las rebajas llega a su punto álgido en Black Friday; cientos de rebajas online, colas kilométricas en las tiendas para conseguir los mejores descuentos…Si bien es cierto que puedes encontrar auténticas gangas, para ciertos productos – especialmente de tecnología, que es como se creó originalmente – es mejor esperar a otra época del año. Descubre cuándo es el mejor momento para comprar cada cosa.
  • Obsesionarte con programas de lealtad: Vale, tu proveedor de servicios te está ofreciendo un descuento por ser un cliente fiel, pero puede que haya otra compañía ofreciendo un precio aún mejor. No te cierres a buscar nuevas ofertas y descuentos por el mero hecho de tener un programa de fidelidad.
  • Gastar más con tu tarjeta de crédito por las recompensas: Una vez más, no caigas en la trampa de gastar más para acceder al descuento. Si obtienes puntos por tus compras genial, pero no fuerces la máquina gastando solo por la recompensa que obtendrás. Parece lógico, pero es fácil autoengañarse.

Vía | Daily Worth

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.