Innovación

Eugene, el “niño-programa” que logró superar el test de Turing

hall9000
Escrito por Elías Notario

Por primera vez en la historia de la computación un programa informático, el bautizado con el nombre de Eugene, ha lograr superar con éxito el test de Turing

¿Cómo podríamos determinar si una máquina concreta es tan inteligente como un ser humano? Esa fue la compleja pregunta que Alan Turing, uno de los padres de la informática actual, abordó en 1950 en un artículo titulado “Máquinas de computación e inteligencia” proponiendo en él la prueba que actualmente conocemos por el nombre de “test de Turing” para dar respuesta a la cuestión. Desde entonces, al menos oficialmente, ningún software había conseguido superarla, lo que según la Universidad de Reading el programa Eugene acaba de cambiar al lograr realizarla satisfactoriamente.

Eugene, que simula ser un niño ucraniano de 13 años y realmente no es más que muchas líneas de código juntas, se ha convertido pues en el primer programa en hacer con éxito un “test de Turing”, que básicamente consistió en realizarle preguntas al azar por parte de una serie de jueces, sin saber ellos si se las estaban haciendo a un humano o a un software, en tandas de cinco minutos de duración y luego sacar el porcentaje de tiempo que esos jueces creyeron que estaban ante un humano durante el transcurso de las conversaciones de cinco minutos.

Afinando más, gracias a sus respuestas Eugene, que se ejecutó en un superordenador y compitió contra otros cuatro programas parecidos, logró que un 33% de los jueces que participaron en la prueba creyeran durante más del 30% del tiempo de sus conversación que estaban interactuando con un humano, lo que significó superarla exitosamente ya que el requisito para hacerlo era “engañar” al menos a un 30% del jurado. Sin duda todo un hito, que tiene especial relevancia porque la prueba que nos ocupa y Eugene superó se confeccionó teniendo en cuenta el método científico (en varias ocasiones otros desarrolladores han asegurado haber logrado superar el “test de Turing”, sin embargo dichos tests no se podían considerar “verdaderas pruebas de Turing” por su falta de rigor científico).

Eugene, otro pasito más hacia la inteligencia artificial avanzada

Ante lo expuesto seguramente más de uno crea que lo conseguido por Eugene nos abre las puertas a construir una máquina capaz de emular la inteligencia humana. Sin embargo se equivocan, ya que aunque ciertamente lo logrado por Eugene supone un hito en computación, englobado dentro de la historia de la IA realmente no es más que otro pasito adelante en la larga carrera hacia la inteligencia artificial avanzada.

Es más, el asunto es tan complicado que hoy por hoy sigue sin haber consenso ni tan siquiera a la hora de fijar qué entendemos exactamente por inteligencia artificial, y el propio “test de Turing” ha sido puesto en entredicho por grandes científicos -por ejemplo el gran Marvin Minsky lo ha llegado a tachar de broma– como método válido para demostrar la existencia de inteligencia en una máquina (en su día el propio Turing señaló que un equipo podría no pasar su prueba al no ser capaz de imitar la comunicación humana y a pesar de eso seguir siendo inteligente).

¿Conclusión? Pues un compendio de lo que hemos ido comentando más alguna cosa nueva, que Eugene es un programa compuesto de muchas líneas de código y miles de reglas de conversación con el que sus creadores, Vladimir Veselov y Eugene Demchenko, le han dado un empujón importante a los sistemas informáticos de “conversaciones lógicas” pero que nada tiene que ver con algo como HAL 900, la computadora imaginada por Arthur C. Clarke en su novela 2001 A Space Odyssey que era tan humana que podía hasta enloquecer (y así le ocurrió, dando lugar a fatídicos acontecimientos).

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com