Innovación

España se prepara para la revolución del 5G asegurando antes el 4G para todos

España se desmarca de la carrera por la implantación del 5G

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal ha asegurado hoy Santander que España apostará por la tecnología 5G tras la aprobación del estándar internacional y pide sumar apoyos a la revolución digital para sentar las bases de su llegada.

Mientras el mundo entero espera la llegada del 5G como agua de mayo, España quiere poner el foco mediático, político y social en la digitalización para la llegada de esta nueva tecnología. Desde Industria han revelado que, además de haber abierto consulta pública recientemente sobre el despliegue de estas redes, el objetivo a corto plazo del Gobierno es completar la cobertura de 4G, y de la banda ancha fija, de la que todavía no dispone un tercio de la población española.

Según indicó Nadal en marco del 31 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones organizado por la patronal Ametic -pero sin presencia de las grandes telecos-, en colaboración con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y el banco Santander, el Gobierno habilitará la banda de 3,5GHz para que los operadores españoles hagan pruebas en 5G e indicó que es demasiado pronto para hablar de la subasta de frecuencias que soportarán las comunicaciones de los nuevos servicios.

San Marino quiere ser el primer país del mundo con 5G

Pese a que no hay pistoletazo de salida señalado por parte de la UE para esta tecnología, todo apunta a que en tres años las primeras antenas se asomarán por el Viejo Continente, mientras que países punteros como Corea, Singapur o Japón esperan disponer de esta tecnología, disponible para uso comercial, en 2019. Incluso se especula que Corea del Sur podría adelantarse y hacer una prueba en las fechas de los Juegos Olímpicos de Invierno de la ciudad de Pyeongchang en 2018. Por el momento, el experimento más exitoso ha sido llevado a cabo por la Universidad británica de Surrey, que logró 1 Tbps de bajada (1 TB = 1024 GB).

El ministro aseguró que “el futuro de nuestro país, no solo en los próximos años sino en las próximas décadas pasa por nuestra participación en esta revolución tecnológica mundial” y para tener un papel destacado remarcó la importancia de que todos los principales actores se sumen a la mejora de infraestructuras digitales, desde las Administraciones Públicas al sector privado. Con la participación de todos será posible perpetrar la revolución del 5G y digitalizar el tejido productivo español, siendo fundamental para ello la existencia de formación especializada y el impulso del ámbito educativo.

A la espera del estándar internacional de 5G

España asegura que su puesta en marcha para el 5G discurre de manera paralela a otros países, estando en la actualidad pendiente de la fijación del estándar común internacional al que se acogerán todos los operadores de telecomunicaciones. Por el momento, nuestro país tiene pendiente mejorar la infraestructura de redes móviles 4G -ya que en redes fijas la calidad es óptima-, objetivo para el que destinará 100 millones de euros en el presente ejercicio.

Pàra realizar las mencionadas pruebas del 5G, la partida presupuestaria es de 570.000 euros. Esta tecnología podrá multiplicar por 250 la velocidad de las actuales redes 4G y reducir el tiempo de respuesta de cualquier dispositivo conectado a un valor cercano al milisegundo, permitiendo operaciones quirúrgicas remotas, conducción automática o videoconferencias más eficientes.

La ansiada tecnología 5G traerá beneficios sustanciosos a la industria, revolucionará todos los sectores, traerá el desarrollo definitivo del Internet de las Cosas, renovará las telecomunicaciones y tendrá un impacto económico en nuestro país cercano a los 14.600 millones de euros de cara a 2025. Además, según apuntaba recientemente un estudio de Gartner, el 75% de las empresas están dispuestas a pagar más por el 5G.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.