Innovación

España intenta salvar la brecha digital vía satélite

Escrito por Redacción TICbeat

Las soluciones satélite de banda ancha suponen una alternativa asequible y rápida respecto a la conexión terrestre.

Medio millón de españoles de españoles no tienen acceso de banda ancha a Internet, según datos de la Universidad Politécnica de Madrid de 2012. Una cifra que los sitúa en la brecha digital, en la que todavía viven diez millones de europeos, muy concentrados en las zonas rurales. La solución, aunque suene místico, podría venir del cielo: en este caso, del satélite KA-SAT.

La Unión Europea trabaja desde abril en el proyecto SABER, que intenta asesorar a las distintas autoridades locales en la búsqueda de soluciones de banda ancha vía satélite. Uno de sus socios es Eutelsat, compañía propietaria del KA-SAT, que además de ser uno de los satélites con mayor capacidad del mundo está especialmente diseñado para prestar servicios de Internet.

El director general de Eutelsat en España, Alessandro Cirenei, explica que el satélite representa una solución asequible, rápida y rentable frente a la conexión terrestre, cuya instalación es cara y complicada en las poblaciones pequeñas, e incluso en algunas relativamente grandes o medianas. A esta dificultad, Cirenei suma los recortes presupuestarios, que restringen cualquier obra pública.

La brecha digital se acentúa en Galicia

“La brecha digital que separa las zonas rurales y el extrarradio del centro de las ciudades sigue creciendo, suponiendo así un riesgo real de exclusión de la alta velocidad para estas áreas”, indica. El 27,73% de la población española sin cobertura de banda ancha vive en pueblos de entre 1.000 y 5.000 habitantes, y el 26,43% lo hace en municipios de entre 10.000 y 50.000 habitantes.

Del medio millón de personas sin conexión de banda ancha que residen en España, la mayor proporción se encuentra en Galicia. Según datos de la UPM, el 9,04% de los habitantes de Lugo no cuentan con este servicio,  mientras que en Orense existe un 4,67% de población no cubierta. A la comunidad gallega le siguen el Principado de Asturias (2,58%), Castilla y León (2,41%) y Castilla La Mancha (2,31%).

La mayoría de esta población (un 66%) reside en poblaciones diseminadas, es decir, que no pertenecen a ningún núcleo, lo que hace económicamente inviable el despliegue de cualquier tecnología terrestre.

Una solución sin cableado

De no tomar medidas, asegura Cirenei, se está condenando a estas zonas  “a la exclusión”. El satélite, afirma,  permite que en estas áreas no exista diferencia respecto a la conexión de la que gozan, por ejemplo, ciudades como Madrid, Barcelona y Zaragoza.

Su compañía lanzó hace dos años el KA-SAT, en el que invirtió alrededor de 350 millones de euros, que ahora posibilita que los distribuidores que contraten su servicio con él ofrezcan a sus clientes, sin necesidad de cableado, un servicio de banda ancha (20 Mbps, mientras que el servicio universal es de 1 Mbps) que cueste más o menos lo mismo que un adsl convencional: alrededor de 30 euros al mes.

“España es uno de los países más importantes en volumen de ventas para nosotros”, comenta Cirenei. “Los ciudadanos españoles están muy abiertos a las nuevas tecnologías, no les suena raro eso de una conexión satélite a Internet. Es algo totalmente aceptado, sobre todo cuando comprueban que funciona”.

Foto cc: memory_collector

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.