Innovación

¿Es posible viajar en una máquina del tiempo? Un modelo matemático puede hacerlo viable

Miles de películas nos han hecho soñar con viajar al futuro y al pasado gracias a una máquina del tiempo. Ahora unos físicos han propuesto un modelo matemático con el que afirman que viajar a través del tiempo y el espacio es completamente viable.

Sí, has leído bien. Las máquinas del tiempo ya no pertenecen sólo a las películas de ciencia ficción. Dos físicos y matemáticos han presentado un modelo de cómo sería esta máquina del tiempo teórica, algo parecido a una caja que es capaz de viajar a través del tiempo y el espacio transportando personas y objetos en su interior.

Lo esencial de este modelo es utilizar la curvatura del espacio-tiempo en el Universo y así doblar el tiempo en un círculo para los pasajeros de la máquina del tiempo, lo que les permitiría saltar al futuro y al pasado.

Así, según la física y las matemáticas, viajar en el tiempo sería posible en un futuro. “La gente piensa que los viajes en el tiempo son algo así como ficción. Y tendemos a pensar que no es posible porque en realidad no lo hacemos”, afirma uno de los físicos que han ideado este modelo, Ben Tippett, de la Universidad de British Columbia en Canadá.

Tippet, junto con el astrofísico de la Universidad de Maryland David Tsang, ha utilizado la teoría de la relatividad general de Albert Einstein para llegar a este modelo matemático al que llaman ‘Traversable Acausal Retrograde Domain’ en el espacio-tiempo (TARDIS).

El modelo se centra en la idea de mirar el universo con las cuatro dimensiones coexistiendo de forma simultánea (es decir, las tres dimensiones espaciales y añadiendo la cuarta dimensión que es el tiempo), en vez de pensar en el Universo como un único espacio de tres dimensiones y la dimensión del tiempo separada por otro lado. Así, podemos considerar que el espacio-tiempo es algo continuo y que las diferentes direcciones en el espacio y el tiempo están conectadas entre sí en el curvo tejido del Universo.

En la teoría de la relatividad se considera la curvatura del espacio-tiempo relacionándolos con los efectos gravitacionales, considerándolo además el fenómeno que produce las órbitas elípticas de los planetas y estrellas. Es decir, se considera que si el espacio-tiempo no fuera curvo, los planetas se moverían en línea recta, pero de acuerdo con la teoría de la relatividad la geometría del espacio-tiempo se curva alrededor de objetos con gran masa. Así, lo que afirman con este modelo ambos físicos es que no sólo el espacio físico puede doblarse en el Universo, sino que también el tiempo puede hacerlo.

Neil Harbisson, primer cyborg del mundo, quiere alterar nuestra percepción del tiempo

“La dirección del tiempo de la superficie del espacio-tiempo también muestra la curvatura. Hay evidencia que muestra que cuanto más cerca de un agujero negro estamos, el tiempo se mueve más lento”, explica Tippett. “Mi modelo de una máquina del tiempo usa el espacio-tiempo curvo para doblar el tiempo en un círculo para los pasajeros, no en línea recta. Ese círculo nos lleva atrás en el tiempo”, reitera.

Para que esto no se quede sólo en pura teoría, ambos físicos han propuesto crear un prototipo visual de lo que ellos llaman una burbuja de geometría espacio-temporal, la cual puede transportar en su interior a través del espacio y el tiempo en una trayectoria circular cualquier objeto o ser vivo. Por tanto, si esta burbuja o caja puede alcanzar velocidades superiores a la de la luz (algo que ambos físicos afirman que es matemáticamente posible), entonces podría retroceder en el tiempo.

“Es una caja que viaja ‘hacia adelante’ y luego ‘hacia atrás’ en el tiempo a lo largo de un camino circular a través del espacio-tiempo”, afirmaron los investigadores en su artículo científico. En consecuencia, el observador externo a la caja vería dos versiones de los objetos dentro de la máquina del tiempo, una de ellas evolucionando hacia delante en el tiempo y la otra hacia atrás.

El método es viable, pero faltan los materiales

Esta máquina del tiempo es por el momento un esquema teórico matemático, ya que los materiales que se necesitan para construirla son tan exóticos que todavía no han sido descubiertos.

“Si bien es matemáticamente factible, aún no es posible construir una máquina de espacio-tiempo porque necesitamos materiales -que llamamos materia exótica- para doblar el espacio-tiempo de estas formas imposibles, pero aún no se han descubierto”, afirma el físico Tippett.

Esta idea tiene su parecido con otra máquina teórica del tiempo del año 1994 llamada Alcubierre en honor al teórico que la propuso, y que tiene el mismo problema que este nuevo modelo: faltan los materiales necesarios para crear la máquina del tiempo. 

Aún así, éste se convierte en el método matemático más novedoso que deja abierta la posibilidad de la creación de la máquina del tiempo en un futuro, aportando un nuevo enfoque a la investigación del espacio-tiempo.

Vía | Science Alert

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández