Energía

¿Qué innovaciones podrían asegurar el acceso universal a la electricidad?

energías renovables

El Banco Mundial insta asegurar el acceso universal a la electricidad para 2030, siendo uno sus Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Qué soluciones debemos adoptar?

Los Objetivos de Desarrollo sostenible fijados por el Banco Mundial proponen un reto ambicioso: asegurar un acceso universal a la electricidad para 2030. Es decir, encontrar soluciones para proporcionar energía al 15% de la humanidad que todavía carece de red eléctrica.

No obstante, los últimos avances y la mayor accesibilidad de las energías renovables hacen que traer fuentes verdes a países pobres sea cada vez más viable.

Los sistemas de paneles solares domésticos son un claro ejemplo. Su coste se ha reducido notablemente desde 2009 a la par que su eficiencia.

Si antes un sistema solar doméstico servía para una bombilla y un móvil, los recientes avances hacen que sea posible alimentar el consumo de tres bombillas, un cargador, una radio, un televisor y un ventilador.

Sin embargo, el Banco Mundial no ofrece predicciones muy positivas al respecto. De las 1,06 millones de personas que actualmente no tienen acceso de electricidad, estima que 750 millones seguirán en la misma situación, suponiendo que un 11% del mundo continuará experimentando pobreza energética.

Innovaticias propone algunas soluciones al respecto. Hace alusión a las micro-redes y a los sistemas domésticos solares para establecer un plan energético al margen de la red. Las micro-redes son sistemas de generación eléctrica bidreccional en los que los proveedores distribuyen la electricidad a los consumidores haciendo uso de tecnología digital y combinando varias fuentes de energías renovables. Usar dicho sistema mejora el servicio y reduce los costes.

Una startup americana propone revender energía solar empleando blockchain

Para determinar dónde instalar micro-redes se lleva a cabo un estudio de las necesidades y densidad de la población en cada lugar. La ventaja de la micro-red es que se puede gestionar mejor prediciendo su generación y consumo.

Así, proponen seguir un esquema similar a países como Kenia, Ruanda, Tanzania y Uganda, que siguen planes nacionales e individuales, alternativos a la red, haciendo uso de la energía limpia. Dicho sistema es especialmente beneficioso en poblaciones con escasos recursos.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!