Energía

¿Por qué se producen las turbulencias?

avion vuelo

Te contamos por qué se producen las turbulencias y si suponen algún peligro. La mayoría de pasajeros se alarman cuando hay turbulencias durante el vuelo, pero realmente no hay de que preocuparse: es tan normal como pasar por un bache en una carretera.

Es comprensible asustarse cuando estás volando a entre 10.000 km y 12.000 de altura y el avión comience a zarandearse de lado a lado. No obstante, las turbulencias durante el vuelo son normales y no deberían preocuparte – a no ser que no te marees con facilidad.

Puede que saber por qué se producen las turbulencias, y entender que una parte normal e inevitable de un vuelo, te ayude a estar más tranquilo durante tu próximo viaje.

Hay varios factores que causan las turbulencias, dando lugar a distintos tipos. Por un lado tenemos la turbulencia orográfica, también conocida como ondas de montaña, se da cuando el avión vuela por encima de zonas montañosas. El aire pasa por encima de las montañas elevándose y después baja a los valles; este el movimiento se nota hasta kilómetros de altitud.

Así, también cabe mencionar la turbulencia mecánica causada por el rozamiento del aire con la superficie terrestre, cuando choca contra obstáculos ya sean naturales o civiles.

También pueden producirse turbulencias pese a que la superficie terrestre sea plana. Las más comunes son las turbulencias térmicas provocadas por las nubes de desarrollo vertical, conocidas más comúnmente como nubes de tormentas, que se desarrollan mediante el aire caliente que sube de la superficie. Estas pueden detectarse en el radar, y son las que pueden prever los pilotos.

El cambio climático podría triplicar las turbulencias en aviones

Luego está el tipo más peligroso:  las turbulencias en aire claro, también conocidas como CAT por sus siglas en inglés. No son peligrosas por su intensidad, sino por que no se pueden predecir con radares convencionales al darse en cielos despejados. Se producen mayormente por las corrientes en chorro, cuando dos masas de aire se desplazan a velocidades muy distintas.

Los aviones están diseñados para aguantar las condiciones meteorológicas adversas, turbulencias incluidas. Si es cierto que las turbulencias suponen un problema si no estás sentado en el asiento con el cinturón abrochado, ya que puedes caerte y golpearte por los bruscos movimientos. No obstante, si sigues las indicaciones de los azafatos todo debería ir bien.

Vía | Mental Floss

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!