Energía

Gasolineras y gasolina barata: ¿es perjudicial para el motor? ¿merecen la pena?

Gasolina barata

Gracias a la liberalización del mercado, las gasolineras low-cost con gasolina barata han crecido de forma espectacular. ¿Los descuentos merecen la pena?

En los dos últimos años se han abierto en España más de 400 gasolineras independientes, también llamadas low-cost porque venden el combustible más barato para atraer clientes.

Sobre el papel es una buena noticia porque aportan más competencia y, aún más importante, rompe el sistemas de precios que han utilizado durante décadas las grandes petroleras, a veces con escándalos de acuerdos entre ellas, perjudicando a los compradores.

El principal gancho de estas gasolineras baratas es el menor coste de la gasolina, entre 5 y 10 céntimos de euro el litro ¿Por qué este combustible es más barato? ¿Realmente es el mismo fuel que venden en las gasolineras convencionales, o es de peor calidad? ¿Puede estropear el coche? Vamos a intentar responder todas estas preguntas…

Así nacieron las gasolineras low-cost

En 2016 se mantenían en activo en España 10.603 gasolineras, un 2.2% más que el año anterior. Cada año se abren cerca de 250 nuevas estaciones de servicio, la mayoría de ellas low-cost.

Gasolineras low-cost, ¿merecen la pena?

¿A qué se debe el auge de este tipo de proveedores de combustible? Tradicionalmente las estaciones de servicio en España han estado en mano de las propias petroleras, o de empresas que trabajan a nivel regional o nacional.

Pero en 2013 la nueva Ley de Hidrocarburos liberalizó el sector, abriendo las puertas a las gasolineras independientes o gasolineras low-cost. Franquicias de bajo coste que permiten montar una gasolinera a cualquier empresario con una pequeña inversión inicial, en cuestión de días. Antes sólo se podía abrir una gasolinera en parcelas específicas dentro del casco urbano, a un precio desorbitado, que sólo podían pagar las petroleras o grandes cadenas de estaciones de servicio. Con la nueva ley se puede abrir una gasolinera en cualquier parcela industrial o centro comercial.

En este vídeo puedes ver cómo la franquicia Fast Fuel construye una gasolinera low-cost en cuestión de horas:

En estos cuatro años se han abierto en España más de 1.000 gasolineras independientes para un total de 2.600, cerca del 25% del total.

¿Cuál es su gancho?

Ls gasolineras baratas atraen a los clientes bajando el precio del carburante entre 5 y 10 céntimos de euro el litro. Si llenas el depósito puedes ahorrarte unos 5€, una cantidad importante, especialmente para los comerciales, viajantes, y gente que usa mucho el coche. Las gasolineras low-cost lo saben, y por eso basan su publicidad en ese ahorro:

Gasolineras low-cost, ¿merecen la pena?

En estos dos últimos años han surgido en España franquicias de gasolineras low-cost que te montan una en cuestión de días, con una pequeña inversión inicial. Por ejemplo, Fast FuelPetrolow Cost, o Low Cost Repost. Funcionan como un franquiciado tradicional: te facilitan el montaje de la gasolinera, así como el suministro del combustible, y se llevan una comisión.

Gasolineras low-cost, ¿merecen la pena?

Muchas de ellas son modulares: puedes comprar una o varias isletas (calles de repostaje) y módulos adicionales, por ejemplo un túnel de lavado.

Los requisitos no son elevados: un terreno con entre 200 y 1500 metros cuadrados, el Certificado de Contabilidad Urbanística, licencia de obras mayores, y diversos permisos, certificados e inspecciones. Es un proceso denso porque es una actividad delicada, pero puede llevarlo a cabo cualquier persona, simplemente dándose de alta de autónomo.

La inversión mínima ronda los 200.000€, pero depende de muchos factores. La rentabilidad también depende de la zona, de la densidad de vehículos, poder adquisitivo y número de gasolineras cercanas, pero los expertos aseguran que una gasolinera low-cost en una zona de unos 10.000 habitantes puede ser rentable en un plazo de entre 2 y 7 años.

¿Cómo consiguen vender la gasolina barata o el diesel más econónico? ¿Es de peor calidad, o se trata del mismo combustible que nos venden las gasolineras convencionales, pero reducen costes por otro lado?

Es una pregunta difícil de responder, porque existen intereses creados. Los defensores de la gasolina barata aseguran que el combustible es de primera calidad, y que lo ofrecen más barato porque reducen coste por otros lados con respecto a las estaciones de servicio estándar. Los que prefieren las gasolineras tradicionales aseguran que el combustible es de peor calidad, y los motores acaban resintiéndose.

Costes menores

Es cierto que una gasolinera low-cost tiene un coste de mantenimiento mucho menor. Son más pequeñas, y la mayoría poseen un diseño estandarizado a partir de módulos, así que cuesta menos construirlas. La mayoría están automatizadas: son un autoservicio con cobro automatizado por tarjeta o efectivo y seguridad a través de cámara y sensores, así que no necesitan personal.

Gasolineras low-cost, ¿merecen la pena?

No suelen tener bar, ni tienda de comida, ni servicios adicionales como lavado de coches(aunque algunas sí). Muchas ni siquiera tienen aseos públicos. Si surge algún problema tienes que llamar a un número de emergencia y esperar a que venga un gestor, que puede tardar porque no está allí.

Otro dato importante es que las personas con minisvalías no pueden usar algunas gasolineras low-cost, al ser un servicio automatizado. En una estación convencional se puede recurrir a los empleados, tanto en el servicio como en el cobro.

Al no tener personal se las acusa de ser menos seguras, pero la realidad es que los accidentes o fallos que se producen en el momento del repostaje son mínimos. Todas poseen cámara, alarmas, sensores y sistemas antiincendios, así como un teléfono de 24 horas con atención personalizada. Están preparadas para cualquier contingencia.

También se las acusa de destruir empleo, al no contratar trabajadores, pero hay estudios europeos que han comprobado que el combustible más barato hace que se revitalice la actividad económica de la zona, lo que repercute en nuevos empleos en otros sectores. Pese a ello, algunas comunidades autónomas están preparando leyes para que las gasolineras low-cost tengan un mínimo de personal, lo que podría reducir los descuentos en el combustible, al aumentar los costes.

Precisamente para contrarrestar los bajos precios las gasolineras baratas, las tradicionales ofrecen los servicios adicionales. Muchas te echan la gasolina, o tienen personal para atenderte, si surge algún problema. Poseen kiosco, bar, restaurante, supermercado, centro de lavado, aseos públicos, y servicios de telefonía. Muchas gasolineras ganan más por estos conceptos que por la venta de combustible.

¿La gasolina barata estropea el coche?

La gran pregunta que se hacen los conductores, es si el combustible de una gasolinera low-cost estropea el coche.

Según los expertosel combustible base es el mismo en todas las gasolineras, pues lo suministra la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) a todos los proveedores, sin distinción. La diferencia está en los aditivos. Las estaciones de servicio de las petroleras añaden sus propios aditivos, que son exclusivos porque provienen de sus propias investigaciones y patentes, a las que dedican mucho dinero. Estos aditivos consiguen reducir el consumo, limpian el motor y mejoran el rendimiento del vehículo.

Las gasolineras low-cost usan el mismo combustible base que las convencionales, que compran al mejor postor según el precio del día. Este combustible proviene de un proveedor oficial y ha pasado todos los controles de calidad y seguridad. El 90% de estos servicios no añaden ningún tipo de aditivos. El 10% sí que añaden alguno, pero suelen ser genéricos, que no tienen patentes y se venden al por mayor. Pese a ello cada vez más gasolineras baratas añaden nuevos aditivos, para diferenciarse:

Gasolineras low-cost, ¿merecen la pena?

La conclusión es que es cierto que el combustible de las estaciones de servicio convencionales puede mejorar el rendimiento del coche, reducir el consumo o cuidar el motor, gracias a los aditivos exclusivos de última generación. El combustible de las gasolineras low-cost no tiene estos aditivos, pero es el mismo combustible base así que quizá no ofrece el mismo rendimiento, pero no estropea el motor, porque la calidad base es la misma.

También hay que tener en cuenta que muchas petroleras tradicionales ya tienen su propia línea de gasolineras low-cost, o venden combustible a las gasolineras independientes, así que en estos casos la gasolina es la misma, pero reducen costes por otros sitios (local, personal, servicios, etc).

Comprar coche diesel o gasolina, ¿cuál interesa más?

Por supuesto, siempre hay una posibilidad de que se produzca algún fraude o manipulación del combustible, aunque eso puede ocurrir en cualquier tipo de gasolinera.

Ya depende de cada conductor decidir si prefiere ahorrar esos 5€ por depósito o bien gastarlo en una gasolina con aditivos que mejoren el rendimiento. Un factor importante es que alguno de esos aditivos que reducen el consumo quizá pueda recuperar esos 5€ de más que pagamos, pero como los carburantes cambian tanto, especialmente los de las gasolineras low-cost, es complicado comparar. Y también depende del tipo de vehículo.

Al final, la decisión más sensata es fiarnos de nuestra experiencia. Probar en diferentes gasolineras y comprobar el consumo del coche, la potencia, los humos, etc., y en función del rendimiento y el precio, optar por la que nos parezca la mejor opción.

¿Cómo encontrar las gasolineras low-cost más baratas?

En España más del 20% de las estaciones de servicio ya son low-cost o independientes. Su éxito ha hecho que proliferen webs y apps para el móvil que localizan dónde está la gasolina más barata a tu alrededor. Simplemente tienes que introducir tu localidad, o bien la geolocalización del móvil, para obtener las gasolineras con el combustible más económico en tu zona. Estas son algunas de las más conocidas.

Páginas Webs

Apps

Sobre el autor de este artículo

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.