Energía

Esta misteriosa molécula puede almacenar la energía del sol durante 18 años

molecula

Un equipo de investigación sueco ha descubierto una molécula capaz de almacenar energía solar durante largos periodos de tiempo. Esta podría ser la solución para cambiar los hidrocarburos por energía renovable, y no desperdiciar la energía sino guardarla para un futuro.

Almacenar la energía renovable sobrante es un problema que necesitamos resolver, y estos investigadores han descubierto una misteriosa célula que puede almacenar la energía solar durante 18 años.

Los hidrocarburos han sido la fuente de energía durante largo tiempo, pero las baterías energéticas están desarrollándose cada vez más y están empezando a sustituirlos, por ejemplo como ocurre con los coches eléctricos.

Y ahora una nueva alternativa a las baterías es este fluido térmico solar que puede mantener la energía del sol mucho tiempo y darle uso cuando sea necesaria, como han descubierto unos investigadores suecos en su investigación.

La principal diferencia de este fluido con las baterías es que en vez de desprender electricidad, emite calor cuando se activa a través de un catalizador, con lo cual se puede utilizar en hogares y en comercios o empresas.

Este fluido está compuesto por moléculas de carbono, hidrógeno y nitrógeno. La fuente de combustible original son las moléculas de norbornadieno, que cuando la luz solar penetra en ellas los enlaces de sus átomos se vuelven a ordenar formando un cuadriciclano.

Esta nueva estructura molecular llamada isómero atrapa esta energía en la molécula. Así, esta molécula con energía es estable, con lo cual puede guardar la energía hasta 18 años sin perderla.

Cuando se quiera liberar esa energía, se puede pasar la molécula por un catalizador para que los enlaces se reorganicen y se libere calor.

Estos ladrillos podrían solventar el mayor problema de la energía renovable

Los investigadores suecos descubrieron que el proceso de catalización hace que el combustible se caliente hasta 63 grados centrígrados. Además, afirmaron que es posible que esta tecnología se puede comercializar en los próximos 10 años.

Así, utilizar este combustible puede acelerar el proceso de utilización de fuentes de energía renovables.

En conclusión, esta nueva molécula puede ser la solución para almacenar energía solar durante largos periodos de tiempo.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández