Energía

España, ¿líder en eficiencia energética residencial? Una verdad a medias

Escrito por Marcos Merino

La Asociación pro Derechos Económicos y Sociales pone en duda la posición que el Informe de Eficiencia Energética Internacional 2018 concede a España como líder la eficiencia energética en el sector residencial con un total de 22 puntos sobre 25.

El American Council for an Energy-Efficient Economy (ACEEE) publicaba recientemente la edición 2018 de su bianual Informe de Eficiencia Energética Internacional 2018, que concluía que España lideraba la eficiencia energética en el sector residencial con un total de 22 puntos sobre 25; y que en el cómputo global (esfuerzo nacional, industria, edificios y transporte) ocupaba el sexto lugar con 65,5 puntos sobre 100, por detrás de Alemania, Italia (ambos con 75,5 puntos), Francia, Reino Unido y Japón.

Ante este resultado, la Asociación pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (ADECES) ha querido “profundizar en el estudio tratando de averiguar cuáles eran las métricas que se habían tenido en cuenta en su elaboración y ha tratado de contrastar el resultado ofrecido con otros datos de esta u otras fuentes”.

63,7 millones de euros de ayuda para pymes que mejoren su eficiencia energética

La importancia del clima y la crisis económica

En el Informe se analiza la intensidad energética general de los edificios residenciales y comerciales en todos los países, indicador del rendimiento energético. En intensidad energética del residencial, España supera al resto de países de la UE entre 1 y 2 puntos, pero se iguala en 2,5 puntos a Alemania, Holanda, Reino Unido e Italia cuando se evalúa la intensidad energética comercial.

“Es evidente, pues, que tener un Código Técnico de la Edificación para el residencial o el sector comercial, no introduce ningún factor diferencial para España, pero sí para otros países que reducen en el sector servicios su intensidad energética considerablemente hasta obtener la misma puntuación que España. Para ADECES, este dato confirma que España desperdicia la ventaja del clima porque sus normas térmicas eliminan el diferencial con otros países que el clima nos proporciona“.

Los autores del estuio de ACEEE también reconocen, explica ADECES, “que en el resultado influye el clima, los niveles de ingresos y la inequidad energética. En este sentido, tal y como muestra la tabla, desde el 2011 al 2015 (años condicionados por la crisis) las reducciones de ingresos familiares y empleos actúan como factor determinante de “eficiencia energética”. De hecho, entre el 2010 y el 204, el consumo y por tanto las emisiones residenciales caen un 13% por efecto de la crisis y no del Código, que está vigente en todo el período”.

Fuente | ADECES

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.