Energía

Crisis en Ciudad del Cabo: la mayor sequía de su historia vista desde dentro

ciudad del cabo crisis agua
Escrito por Ana Muñoz

Ciudad del Cabo se enfrenta a una crisis sin precedentes por culpa de la sequía. Hablamos con sus habitantes, así como con varios españoles que viven allí. ¿Son conscientes de a lo que se enfrentan?

Cada día que pasa, los cuatro millones ciudadanos de Ciudad del Cabo se tienen que apretar un poco más el cinturón por culpa de la sequía. Si el pasado 1 de enero las autoridades de la región limitaron el consumo de agua a 87 litros por persona y día, desde febrero la cifra a bajado a 50 litros.

Por supuesto, está prohibido llenar piscinas, lavar coches, regar jardines, así como realizar cualquier actividad que sea considerada un “despilfarro de agua”. Y es que los habitantes de la población le han visto las orejas al lobo y buscan retrasar todo lo posible la llegada del Día Cero (fecha en la que los dirigentes cortarán el suministro por falta de reservas).

Proyectos que aprovechan el agua reciclada: la clave para paliar la sequía

Pero, ¿Cómo se gestionará Ciudad del Cabo a raíz de este Day Zero? Se prevé que a partir del 16 de abril, sus habitantes tengan que acudir a uno de los 200 puntos colectivos de abastecimiento de agua para recoger los 25 litros que les corresponden al día debido a que los embalses estarán al 13,5% de su capacidad. Sólo se mantendrá el suministro continuo a hospitales y otros lugares vitales.

cartel bano ciudad cabo

Ejemplo de cartel en los baños en Ciudad del Cabo.

De estas medidas no se salvan tampoco los turistas. “Lo más llamativo de todo es que en cualquier baño hay un cartel que, traducido al español, pone: Si es amarillo, déjalo estar; si es marrón, límpialoDa igual si vas a un restaurante de tres tenedores o a un hotel de cinco estrellas: nadie tira de la cadena. De hecho, está mal visto. Es muy normal ir a cenar a un sitio caro y, al ir al servicio, encontrarte un water lleno de pis y papel, como si fuera un pub de Malasaña a las 5 de la mañana”, explica Mónica Muñoz, una joven de 25 años que se ha marchado a Ciudad del Cabo durante seis meses para aprender inglés.

Sin embargo, reconoce que estas medidas son necesarias, ya que la situación a la que se enfrenta Sudáfrica es de lo más preocupante.

carteles agua ciudad cabo

Tipo de carteles en Ciudad del Cabo. Traducción: “¡Por favor ayúdanos a ahorrar agua! Tira de la cadena sólo si es necesario y utiliza la loción sanitaria sin agua cuando te laves las manos. Foto: TICbeat.

“Ha sido difícil porque no estoy acostumbrada a vivir en sequía y a tener que estar constantemente ahorrando agua. No nos damos cuenta porque la tenemos siempre a mano, pero es un bien muy preciado que se gasta…y hay que protegerlo“, señala.

La estudiante nos cuenta que hasta lavar los platos se hace con restricciones: hay que coger un barreño, llenarlo de agua y enjuagar todo ahí. “El primer día que llegué no lo sabía, y me llevé una regañina por parte de la dueña de la casa”, señala Muñoz.

De hecho, sólo hace falta pasar cinco minutos en Twitter para encontrar diversos trucos para ahorrar agua. “Todos nosotros estamos muy concienciados con la sequía que sufre Ciudad del Cabo y hacemos verdaderos esfuerzos, aunque al principio nos costó adaptarnos. Gracias a ello, las autoridades informaron la semana pasada que había mejorado un poco la situación y que el Day Zero llegará el próximo 16 de abril, en vez de el 12 (como estaba previsto)”, explica Willy J. Kriek, ciudadano de la región y comercial especializado en hostelería en la localidad.

Pero, ¿cuáles son esos “esfuerzos” de los que hablan? Tal y como nos cuentan los que viven allí, una de las cosas más incómodas son las medidas que hay que tomar a la hora de ducharse. “Las duchas no pueden durar más de dos minutos. Para que eso sea posible, tenemos que estar abriendo y cerrando el grifo durante todo el proceso“, explica Alicia Fernández-Simal, una española residente en Ciudad del Cabo.

Además, recomiendan no lavar la fruta en casa, sino que sea el propio vendedor el que la sumerja en agua para ahorrar unos cuantos centilitros.

Sin agua en supermercados

Las estanterías de agua en los supermercados de Ciudad del Cabo están vacías. Foto: TICbeat.

Lo verdaderamente preocupante es lo que ocurre en el día a día. Y es que las existencias de agua mineral se agotan a los dos minutos de llegar al supermercado.

“Si vas a comprar agua a cualquier tienda más vale que te guste con gas, ya que encontrar este bien en algún comercio resulta casi imposible. En cuanto llegan botellas de agua mineral, la gente deja las estanterías vacías. Yo he visto a personas llenar carritos enteros con ellas”, destaca Muñoz.

Sin embargo, el precio de la misma no ha subido. Según nos cuenta Willy J. Kriek, sólo cuesta más si te pasas del límite acordado por las autoridades, ya que el Gobierno ha decidido sancionar a los que no sean responsables con las medidas acordadas.

Cómo han llegado a esto

Pero, ¿Cómo se ha llegado a esta crisis en Ciudad del Cabo? La clave está en varios años de escasas lluvias, unida a la peor sequía del siglo en la región, así como el aumento de la población (y, por lo tanto, el mayor consumo de agua).

Sin embargo, son muchos los residentes que también echan algo de culpa al Gobierno de la zona por no haber actuado con previsión y construir infraestructuras suficientes para solucionar el problema.

De hecho, la NASA ha hecho públicas unas imágenes tomadas vía satélite en las que se muestra cómo la sequía se veía venir desde 2014.

En cualquier caso, tanto a los ciudadanos como a los turistas les esperan unos meses complicados, ya que el reto de ahorrar agua es más difícil de lo que parece.

Otras ciudades en riesgo

La sequía de Ciudad del Cabo no es un caso aislado. Las falta de agua de los últimos años ha contribuido a provocar hambrunas y disturbios en algunas localidades rurales que rodean Mar Arábigo, desde Irán hasta Somalia.

Además, la crisis del agua también amenaza grandes localidades, como Ciudad de México.

De hecho, muchos de los 21 millones de residentes de esta última región sólo tienen agua corriente durante una parte del día, mientras que el 20% de su población tiene este “privilegio” apenas unas cuantas horas a la semana, según National Geographic.

Pero no son los únicos. Varias ciudades de la India no cuentan con agua suficiente para abastecer a su población. Incluso, sólo hay que echar la vista atrás unos meses para recordar que las autoridades de Melbourne (Australia) señalaron que en poco más de una década podrían quedarse sin agua.

Estos dos mapas de la AEMET dibujan las nefastas consecuencias de 3 años de sequía

Alrededor del 40% de Yakarta se encuentra por debajo del nivel del mar y, según las últimas estimaciones oficiales, se hunde unos 7,5 cm por año. En algunas zonas no hay suficiente agua potable, por lo que muchos dependen de pozos de acuíferos poco profundos.

En Sao Paulo (Brasil) no están pasando tampoco por su mejor momento. Los embalses de la localidad estuvieron tan vacíos en 2015 que las tuberías se llenaron de barro, se tuvo que recurrir a los camiones cisterna de emergencia y el agua corriente se redujo a unas pocas horas dos veces por semana. Sólo las lluvias que cayeron en el último minuto impidieron a las autoridades cerrar los grifos por completo.

Y todo esto se una a que esté nevando en partes del planeta donde no debería (como en el Sáhara, que va por su tercera nevada consecutiva en tres años), a la acumulación de tormentas especialmente intensas o a las imágenes de las inundaciones que nos llegan de cientos de partes del mundo.

Dirigentes, ¿podemos hablar ya de cambio climático, o esperamos a que nuestro planeta se destruya?

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.

  • Victoria Saboya

    Un artículo genial, muy bien documentado y muy necesario. ¡Ojalá sirva para que todos tomemos conciencia de que el agua es un bien común cada vez más escaso! Muchas gracias Ana por ayudarnos a comprender. Un beso.