Innovación

En España también se hace ‘crowdfunding’ científico

Logo iLoveScience
Escrito por Inma Rico

La plataforma se llama iLoveScience y nace como respuesta al panorama de la investigación en nuestro país, cuya inversión estatal se ha reducido en un 40% desde 2009.

Ilovescience es una iniciativa de cuatro jóvenes relacionados con el mundo de la investigación que han querido buscar una salida a la financiación de proyectos españoles relacionados con la ciencia. Basada en el micromecenazgo, la plataforma recoge las donaciones de usuarios interesados por diferentes proyectos.

Según comenta Roi Villar, uno de sus promotores e investigador en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid: “En nuestra sociedad, donde apenas hay pasión por la ciencia y sus descubrimientos, los recortes en ciencia eran una cuestión de tiempo”; “En mi día a día, veo que los científicos nos cuesta mucho acercarnos al resto de la sociedad, hoy en día no tenemos otra opción: o salimos a la calle, o nos vamos”, afirma.

La plataforma, que empezó a gestarse en el año 2012, se ha presentado en el mes de enero y ya cuenta con tres proyectos de investigación en marcha y que están relacionados con el cáncer de mama, el Alzheimer y las infecciones de la sangre o septicemias. Hasta la fecha, estas iniciativas han conseguido una financiación de 1.500 euros, siendo el primero el que más dinero ha recaudado.

A través de la plataforma, se pueden conocer las características de todos los proyectos, el presupuesto necesario para llevares a cabo y la biografía del investigador. Cualquier persona puede participar económicamente a cambio de pequeños detalles de agradecimiento, aunque también es posible colaborar difundiendo los proyectos en las redes sociales.

En el futuro, tienen previsto establecer seis categorías para los proyectos: Arqueología e Historia, Astronomía y Física, Salud y Medicina, Ecología y Medio Ambiente, Comunicaciones e Informática, Ciencias Sociales y Economía. Estas se están estableciendo en función de las iniciativas que ahora mismo se están evaluando, pero podrían ser ampliadas. “Todas estas áreas del conocimiento pueden crear herramientas, que es lo que entendemos como tecnologías, herramientas basadas en el conocimiento científico, como el proyecto de Miguel Ángel Llamas (un proyecto tecnológico y emprendedor que pretende desarrollar un dispositivo médico que facilite la toma de decisiones frente a infecciones hospitalarias), biotecnología pura”.

Para el primer año de vida, los responsables de Ilovescience se conforman con establecer esta forma de financiación en la sociedad española, ya que, aunque el lanzamiento ha tenido mucha acogida, “el número de visitas no se corresponde con los apoyos a los diferentes proyectos”, dice Villar, “parece ser que todavía no estamos concienciados con la ciencia”, concluye el investigador.

Democratización de la ciencia

Las iniciativas de crowdfunding dirigidas a democratizar la ciencia van ganando poco a poco adeptos en todo el mundo. Muestra de ello es Experiment, lanzada recientemente en Estados Unidos, una plataforma que tiene su base en el proyecto Microryza creado en el año 2012 y que durante 2013 ha logrado financiación para varias investigaciones, como el transporte de un triceratops desde el lugar de excavación hasta el Museo de Seattle o una evaluación de la contaminación atmosférica que se genera el fracking para extraer gas natural.

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico