Innovación

Electrodos en la espina dorsal para recuperar el movimiento de las piernas

spinal-cord_0
Escrito por Rafael Claudín

Un experimento ha permitido recuperar temporalmente la movilidad de las articulaciones a cuatro paralíticos en los Estados Unidos.

Las causas de las parálisis pueden ser muy variadas, pero si el problema es que están dañados los nervios que controlan el movimiento enviando señales al cerebro a través de la espina dorsal, todavía puede haber esperanzas de recuperar la capacidad de mover las piernas. De hecho, los cuatro participantes en un estudio desarrollado en Estados Unidos fueron capaces de mover rodillas y tobillos, y uno de ellos incluso pudo ponerse en pie.

Eso sí, sólo de forma temporal, mientras una corriente eléctrica fluía por su espina dorsal gracias a una serie de 16 electrodos implantados en ella. Los investigadores confían en que un combinado de terapia tradicional con el sistema de electrodos podría permitir al cuerpo humano restablecer las vías de comunicación entre la parte baja de la espina dorsal y el cerebro.

Es un “hito sustancial”, según señala Roderic Pettigrew, que tiene nombre de personaje de J. K. Rowling pero es el director del Instituto Nacional de Imaginería Biomédica y Bioingeniería, parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos. De los cuatro voluntarios que han participado en el estudio, tres de ellos fueron capaces de modificar la fuerza utilizada para flexionar sus piernas, y todos ellos pusieron imitar una onda generada por ordenador subiendo y bajando las piernas.

Excelentes perspectivas de futuro

No se puede decir que los resultados sean perfectos ni completos, pero parece un gran paso, y lo digo sin segundas, en la dirección adecuada. Dvice cita a Reggie Edgerton, uno de los autores del estudio: “tiene que haber más información que vaya del cerebro, pasando por la espina dañada, a la baja espina dorsal  que controla el movimiento de las piernas, pero la cantidad de información que cruza es tan pequeña que no permite al paciente moverse. La estimulación aumenta la excitabilidad de los circuitos espinales, permitiendo a la persona realizar algunos de esos movimientos”.

Un proyecto interesante y con detalles que proporcionan excelentes perspectivas de futuro. Dos de los pacientes tenían una completa parálisis motora y sensorial y han logrado cierta capacidad motora pese a que la “ruta sensorial” de la columna estaba completamente dañada. Por último, uno de los pacientes es capaz de moverse a veces sin la estimulación eléctrica, aunque la autora principal del estudio, Susan Harkema, directora de investigación de rehabilitación del Kentucky Spinal Cord Injury Research Center de la Universidad de Louisville, indica que sin la corriente fluyendo por sus electrodos, no lo hace tan bien ni con tanta fuerza.

En todo caso y en dos palabras: impresionante. Quizá tengan que implantarte una fuente de energía en el pecho, pero a Ironman no le fue tan mal llevando una a cuestas. Un precio pequeño, además, si realmente puedes volver a ponerte en pie.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.