Innovación

El primer microprocesador bidimensional ‘made in Europe’

Los materiales en dos dimensiones, como el grafeno, se van imponiendo en la fabricación de los chips del futuro. Y ya tenemos aquí el primer procesador 2D de Europa.

Los materiales bidimensionales, como el grafeno, son una de las grandes promesas para romper con las barreras que la ingeniería actual enfrenta a la hora de fabricar microprocesadores más flexibles y potentes.  Eso es precisamente lo que están investigando en la Universidad Tecnológica de Viena, en donde un equipo de científicos ha creado un primitivo microprocesador en 2D.

Los semiconductores de hoy en día todavía dependen de las propiedades físicas tridimensionales de los materiales con que se fabrican, con lo que son frágiles (una placa de silicio se rompe fácilmente) y relativamente gruesos. Sin embargo, los procesadores bidimensionales -producidos con grafeno o TMD- tan sólo requieren de unas pocas moléculas de espesor, pudiendo jugar con su densidad y su resistencia casi al antojo del fabricante.

Con sólo 115 transistores, esta primera versión del procesador no es extremadamente potente (ni tan siquiera supera en rendimiento a los producidos con la tecnología actual) pero sí abre la puerta a la fabricación futura de semiconductores bidimensionales a gran escala con capacidades que hoy no podemos sino soñar.

Los TMD (Transition metal dichalcogenide) son compuestos producidos con un metal transmisor -molibdeno o tungsteno- y un calcógeno (del tipo del azufre, selenio, teluro e incluso oxígeno). Al igual que el grafeno, estos metales se pueden agrupar en capas pero con la diferencia de que pueden conducir la electricidad con toda facilidad. En el caso de Viena, se optó por emplear disulfuro de molibdeno para construir el microprocesador 2D.

Finalmente se depositan dos capas de moléculas de espesor sobre un sustrato de silicio grabado al agua fuerte con su diseño de circuitos; todo ello separado por una capa de óxido de aluminio; tal y como han explicado los científicos en un artículo publicado en la revista Nature.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.