Innovación

El primer accidente causado por un coche autónomo

Los Google Cars aprenden a conducir por la ciudad

El pasado 14 de febrero, un coche autónomo de Google ha causado el primer accidente de tráfico de un vehículo sin conductor. Y lo ha hecho contra un autobús.

El coche autónomo de Google ha protagonizado ya algunos incidentes de seguridad, pero hasta ahora la culpa de la situación nunca había recaído en el propio sistema inteligente. En ese sentido, conocemos algunos accidentes cuando el coche iba en modo manual, golpes provocados por otros vehículos que habían incumplido la normativa o, simplemente, policías que dieron el alto a este peculiar automóvil por su anormal y lenta velocidad de circulación.

Sin embargo, ahora Google ha reconocido ante las autoridades de tráfico el primer accidente provocado -al menos en parte- por la inteligencia artificial de este vehículo. Y para estrenar la lista de accidentes provocados por los coches sin conductor, hacía falta algo estridente. Y el Lexus RX450h equipado con la tecnología de Google no defraudó: golpeó sin causa aparente el lateral de un autobús el día 14 de febrero.

En concreto, según recoge CNET, el coche de Google circulaba con total normalidad por una carretera de varios carriles en las cercanías de Mountain View (California), donde Alphabet tiene su sede principal, cuando el sistema decidió girar a la derecha. Indicada la intención al resto de conductores, el vehículo realizó la maniobra pero se encontró con unos sacos de arena en medio de la carretera debido a unas obras que se estaban realizando en el subsuelo.

En ese momento, el coche está programado para detener su marcha y tratar de moverse a otro de los carriles, analizando el entorno y evitando nuevos obstáculos, principalmente viandantes u otros coches. Pero lo que realmente ocurrió es que el Lexus de Google giró para retornar a su anterior carril sin fijarse en que, casualmente, un autobús urbano estaba justo a su altura.

No hubo heridos ni grandes daños materiales

Poco o nada pudieron hacer el conductor del autobús o el conductor que, de forma obligatoria, debe ir dentro del coche autónomo durante estos tests. Por suerte no hubo que lamentar ningún herido ni tampoco grandes daños materiales, ya que el autobús sólo sufrió un golpe moderado con afección únicamente a la chapa externa, mientras que en el caso del Lexus se registraron daños menores en la defensa, rueda delantera izquierda y uno de los sensores.

Sin embargo, este accidente sí que pone en tela de juicio el grado de desarrollo de la tecnología de conducción autónoma y la seguridad que pueden ofrecer en el caso de una adopción masiva. En ese sentido, recientes estudios trataron de demostrar que los coches inteligentes eran hasta un 25% más seguros que la conducción manual, pero sus resultados pueden quedar en tela de juicio ante este primer accidente de tráfico causado por un coche sin conductor.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Jordi

    Podrían disimular un poco más en el artículo que no les gustan los coches autónomos. Sesgado es poco decir.