Innovación

El Gregorio Marañón inaugura un quirófano oncológico con navegador

Escrito por Inma Rico

Desde el hospital madrileño, se podrán realizar intervenciones quirúrgicas y aplicar radioterapia intraoperatoria mediante imágenes en 3D y en tiempo real.

El nuevo quirófano puesto en marcha en el hospital madrileño permite realizar intervenciones oncológicas y aplicar radioterapia intraoperatoria basándose en imágenes que se visualizan en tiempo real.

El Hospital Gregorio Marañón es el primer centro del mundo que tiene a su disposición un quirófano oncológico con navegador. Para conseguirlo, el centro ha equipado uno de sus quirófanos de esta especialidad con un sistema que emite imágenes y permite interaccionar en tiempo real durante la operación sobre los tejidos afectados del paciente. El sistema también facilitará la aplicación de radioterapia intraoperatoria, aquella que se utiliza para radiar las zonas afectadas, consiguiendo una mayor precisión en este tipo de tratamientos.

El sistema de navegación, que ha sido desarrollado por investigadores del Hospital Gregorio Marañón, la empresa GMV y las universidades Carlos III de Madrid y Complutense, está compuesto por una serie de pantallas de alta definición y calidad diagnóstica que ofrecen imágenes en 3D del paciente, así como por tres cámaras de videovigilancia y ocho cámaras infrarrojas que son las que permiten la navegación en tiempo real y que se sitúan alrededor del área quirúrgica para captar el movimiento durante el procedimiento. La tecnología que se aplica para ello es la misma que se utiliza en el cine y en los videojuegos para trasladar el movimiento a los personajes animados.

Para llevar a cabo su cometido, el médico partirá de una representación en 3D del enfermo y otra del aplicador de radiación, y, a partir de ellas, irá guiándose a través de las pantallas cuando intervenga. Sobre esta representación se realizará el seguimiento para colocar el aplicador en la zona prevista y evitar radiar aquellas zonas que no estén afectadas. Durante la operación, se podrá predeterminar y ajusta al momento la profundidad y dosis que recibirá cualquier tejido y comprobar si existe algún riesgo para las zonas sanas.

El Hospital Gregorio Marañón de Madrid se convierte, gracias a la implantación de este sistema, en un referente internacional en innovación tecnológica y en la puesta en práctica de los resultados de las investigaciones en la clínica diaria.

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico