Innovación

Nuestra salud pasa por la tecnología y el hidrogel

MIT-Stretchy-1-press

Científicos del MIT han desarrollado nuevas capacidades sobre el hidrogel, un elemento pegajoso y elástico, similar a un gel, que es capaz de incorporar sensores de temperatura o luz, entre otros dispositivos tecnológicos.

Muchos hablan del grafeno como el material tecnológico del presente y del futuro. Otros aluden a novedosas aleaciones de metales para construir los chips del mañana. Sin embargo, en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) creen que porvenir de la electrónica –al menos en el terreno de la salud- pasa por un innovador material llamado hidrogel. Se trata de un elemento pegajoso y elástico, similar a un gel, pero que es capaz de incorporar sensores de temperatura o luz, entre otros dispositivos tecnológicos.

Este nuevo material podría ser usado incluso sobre la piel, como el ‘wearable’ del futuro, a modo de apósito inteligente, capaz incluso de liberar medicinas a los pacientes según los cambios que se produzcan en la temperatura de la piel, iluminándose si el medicamento se ha agotado, por ejemplo.

En un artículo recientemente publicado en la revista Advanced Materials, los científicos del MIT Xuanhe Zhao y Robert N. Noyce han presentado este material, parecido a la goma y compuesto mayoritariamente por agua, que  se puede unir fuertemente a otras superficies como el oro, titanio, aluminio, silicio, vidrio o cerámica. Este material no sólo puede aplicarse sobre la piel sino también dentro del propio cuerpo, incrustándolo en los organismos de nuestro cuerpo para ayudarnos en nuestra vida cotidiana, como sensores de glucosa implantados o sondas neuronales biocompatibles.

Según afirma el propio Zhao, “los componentes electrónicos suelen ser duros y secos, pero el cuerpo humano es suave y húmedo, por lo que ambos entornos son drásticamente opuestos. Por ello, si se quiere poner en contacto la tecnología con el cuerpo humano para tareas como el monitoreo médico o la aplicación de medicamentos, es clave que los componentes electrónicos sean lo suficientemente suaves y elásticos como para adaptarse al entorno del cuerpo humano. Ese es el germen de los dispositivos basados en hidrogel”.

Diversas aplicaciones del hidrogel

Los estudiosos del MIT han aplicado sus técnicas no sólo a la entrega de medicamentos sino también a otros campos tecnológicos más amplios, como la encapsulación de un alambre de titanio a modo de conductor eléctrico estirable y transparente. Los investigadores también implementaron una serie de luces LED en una hoja de hidrogel que, cuando se conectan a diferentes zonas del cuerpo, siguen funcionando incluso en zonas altamente deformables, como la rodilla o el codo.

Pero, como comentábamos, el verdadero objetivo es la creación de un vendaje para heridas inteligente, que incluye dentro del hidrogel una serie de sensores y emisores de fármacos que permiten administrar los medicamentos necesarios para curar las heridas de una persona en función de los parámetros que registran los propios componentes electrónicos del hidrogel.

En el futuro, el hidrogel también podrá aplicarse para sustituir o restituir partes del cerebro. “En la actualidad, los investigadores están explorando diferentes materiales blandos para lograr la biocompatibilidad a largo plazo de los dispositivos neuronales”, explica Zhao. “Nosotros proponemos utilizar el robusto hidrogel como un material idóneo para dispositivos neuronales, debido a que el hidrogel puede ser diseñado para poseer propiedades mecánicas y fisiológicas similares a las del cerebro “.

*Imagen de portada: Melanie Gonick/MIT

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.