Innovación

El chocolate podría extinguirse en 40 años, según la ciencia

la planta del cacao desaparecera en 40 años

El chocolate podría extinguirse en 40 años según los expertos. Ahora una tecnología basada en la genética busca que la planta del cacao se adapte a las altas temperaturas y la ausencia de agua que traerá consigo el calentamiento global.

El calentamiento global afecta al mundo en muchas maneras. Desde la desaparición de los grandes glaciares, el riesgo para especies como los osos polares o el gran número de desplazamientos que la subida en el nivel del mar podrían provocar, quizá no te hayas parado a pensar nunca sobre la gran repercusión que tendrá el cambio climático.

Ahora la creciente subida en la temperatura del globo podría tocarte más de cerca. Y es que si seguimos así en 40 años el chocolate se habrá extinguido.

El motivo por el que las investigaciones han comenzado a señalar al chocolate como una de las futuras especies en extinción se debe a que las plantas de cacao puede que no resistan los cambios. Estas plantas dadas sus características no podrán vivir en las temperaturas más cálidas y las condiciones climáticas más secas que se esperan para 2050.

Para evitar este desastre al paladar, científicos de la Universidad de California se han unido con la compañía Mars para intentar salvar el cultivo antes de que sea demasiado tarde según ha informado Business Insider.

Así, las investigaciones llevadas a cabo están explorando la posibilidad de utilizar la tecnología de edición genética CRISPR para crear cultivos que puedan sobrevivir a los nuevos desafíos.

Esta gráfica arroja luz sobre el calentamiento global y el futuro de la Tierra

Esta nueva tecnología permite pequeños y precisos ajustes al ADN que nunca antes habían sido posibles. modificaciones que ya se están utilizando para hacer los cultivos más baratos y más confiables. Pero más allá de eso, su uso más importante puede venir ahora ligado al mundo del desarrollo.

Y es que debido a los efectos del cambio climático, muchas  de las plantas en las que la gente confía para evitar el hambre se están viendo amenazadas por impactos atmosféricos que van desde  mayor número de plagas hasta la falta considerable de agua.

En relación a esto, las plantas de cacao ocupan una posición precaria en el globo. Solo pueden crecer dentro de una estrecha franja de selva situada a unos 20 grados al norte y al sur del ecuador, donde la temperatura, la lluvia y la humedad permanecen relativamente constantes durante todo el año. Más de la mitad del chocolate del mundo ahora proviene de solo dos países de África occidental: Costa de Marfil y Ghana.

 

Chocolate

chocolate

Pero esas áreas no serán adecuadas para el chocolate en las próximas décadas. Para el año 2050, el aumento de las temperaturas empujará a las regiones productoras de chocolate de hoy a más de 1,000 pies cuesta arriba en terreno montañoso, gran parte del cual se conserva actualmente para la vida silvestre, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

El gigante americano de las chocolatinas Mars, es consciente de estos problemas y otros presentados por el cambio climático y que tocan directamente a su sector.

Para intentar luchas contra la posibilidad de que el chocolate se extinga, en septiembre, la compañía prometió mil millones de dólares como parte de un proyecto llamado “Sostenibilidad en una generación“, que tiene como objetivo reducir la huella de carbono de su negocio y cadena de suministro en más del 60% para 2050.

¿Qué puedo hacer para parar el cambio climático? Empieza por estas 13 cosas

Ahora su iniciativa con la Universidad americana supone otro brazo de ese esfuerzo por paralizar la desaparición del cacao. Si todo sale según lo planeado, podrían desarrollar plantas de cacao que no se marchiten o se pudran a sus elevaciones actuales, eliminando la necesidad de reubicar granjas o encontrar otro enfoque.

El laboratorio de investigación que supervisa en UC Berkeley se llama Instituto de Genómica Innovadora. Muchos de los esfuerzos de los estudiantes de posgrado allí se centran en el uso de CRISPR para beneficiar a los pequeños agricultores en el mundo en desarrollo.

Más allá de los esfuerzos por la conservación del chocolate frente al calentamiento global, otro de los proyectos destacados tiene como objetivo proteger la yuca. este cultivo evita que millones de personas mueran de hambre cada año y también se está viendo afectado por el cambio climático. Ahora los investigadores buscan modificar su ADN para producir menos de una toxina peligrosa que produces a temperaturas más elevadas.

De esta forma vemos como la tecnología será una herramienta clave en la lucha contra el cambio climático, si planeamos seguir comiendo cosas como el chocolate a medida que el planeta se calienta.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.