Innovación

El cable submarino del proyecto MAREA aterriza en España

El cable submarino del proyecto MAREA aterriza en España

Hoy, Facebook, Microsoft y Telxius, junto con los gobiernos locales y regionales de Vizcaya y País Vasco han presenciado el aterrizaje del cable submarino MAREA en Sopelana, lo que constituye todo un hito para este proyecto que comunicará Estados Unidos y España a través del Atlántico.

Cómo te contábamos hace pocas semanas, a partir de este ali Estados Unidos y España estarán comunicadas por un nuevo cable submarino de fibra óptica que desplegarán Facebook y Microsoft, denominado MAREA y gestionado por Telxius, la empresa filial de infraestructuras de telecomunicaciones de Telefónica. Hoy ha llegado a nuestro país para comenzar su viaje a través del Atlántico, convirtiéndose en el cable submarino con mayor capacidad del mundo. En total, el nuevo sistema transtlántico tendrá 6.600 kilómetros. 

Los cables submarinos que conectan digitalmente el mundo

MAREA se trata de un novedoso proyecto sin precedentes que comenzó en agosto de 2016 y que contribuirá a cumplir las demandas de los clientes en cuanto a alta velocidad, conexiones fiables para la nube y servicios online para Microsoft, Facebook y los clientes de ambas compañías. No en vano, es el cable transatlántico de mayor capacidad jamás construido con 8 pares de fibra y un ancho de banda inicial estimado de 160 Tbps por segundo. Además, es el primer sistema de cable nuevo construido al sur del Atlántico Norte desde 1999.

Concretamente, ha llegado de Virginia Beach a Sopelana, situada en Vizcaya, y alcanzará Oriente Próximo, África y Asia y Latinoamérica interconectado con otros sistemas de cable. El anclaje de Sopelana está conectado a un corredor existente de la red de fibra europea que conecta los centros principales como París, Frankfurt, Amsterdam, o Londres. El proyecto conseguirá un mejor acceso al corredor del centro de datos del Norte de Virginia. Está previsto que la construcción completa acabe en otoño de 2017. 

Microsoft y Facebook han impulsado este sistema para acelerar el desarrollo de la nueva generación de infraestructura de Internet y apoyar la explosión de consumo de datos, además del crecimiento exponencial de sus servicios online y de cloud computing. Está diseñado para que  sea interoperable con una gran variedad de equipamiento de red, implicando para los clientes menores costes y mejoras del equipamiento. De esta manera, el sistema podrá evolucionar a un ritmo paralelo a la innovación en tecnología de fibra óptica.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.