Fintech Innovación

El 82% de los españoles ya tiene una tarjeta de crédito, débito o prepago

Mastercard lanza su primera tarjeta de crédito en Sudáfrica

Aunque los ciudadanos siguen prefiriendo pagar la mayoría de sus compras con efectivo, las tarjetas bancarias ya son algo universal en la sociedad española, con una adopción masiva de los soportes sin contacto.

Quizás no estemos tan avanzados como muchos países nórdicos en aquello de abandonar el efectivo como medio de pago, pero lo cierto es que no será por falta de adopción de otros formatos, especialmente en cuanto a las tarjetas se trata. Y es que, de acuerdo a nuevos datos proporcionados por Inmark y Mastercard, el 82% de la población española ya posee una de esas finas hojas de plástico que almacenan nuestras (pequeñas) grandes fortunas.

Se trata de 8,1 puntos porcentuales más que en 2016, lo que demuestra la creciente adopción de estos soportes de pago. Las tarjetas de débito siguen siendo el método preferido de pago con tarjetas para el 74% de los ciudadanos patrios; seguido por la tarjeta privada, que sube más de 11 puntos porcentuales, hasta el 23%; la tarjeta de crédito, que a pesar de quedarse como tercera opción marca su propio récord histórico con un 23% de penetración; y el prepago, con un 2%.

Sin embargo, esta gran adopción del formato no garantiza su uso habitual o, cuanto menos, predeterminado en nuestros hábitos adquiridos. Así pues, el propio informe reconoce que el 21% de los españoles paga siempre en efectivo, frente al 19% que lo hace siempre con tarjeta. Como puede resultar obvio, el 60,5% elige una u otra modalidad en función del importe, optando por el ‘cash’ para pequeños pagos y a nuestros amigos de plástico para montantes más elevados.

El número de tarjetas de crédito en España vuelve a niveles pre-crisis

En un estudio patrocinado por una compañía de tarjetas no podíamos pasar por alto la propia evolución tecnológica de estos elementos, marcada por la tecnología contactless, y su adopción por parte de la sociedad. En el último año, esta clase de tarjetas se ha incrementado en 16 puntos porcentuales, hasta el 42% del total del parque de plásticos. Además, entre las personas que tienen una tarjeta de débito contactless, el 85% afirma haberla usado alguna vez, mientras que esta cifra asciende al 74,5% en el caso de los usuarios de tarjetas de crédito.

Lo curioso es que todo este despegue de las tarjetas de pago se está produciendo en paralelo a un proceso de reducción notoria en modalidades tradicionales de atención bancaria o extracción de efectivo. Concretamente, en tan sólo diez años, el número de sucursales bancarias en España ha pasado de 45.084 a las 27.811 actuales, con un especial impacto en las poblaciones de menos de 2.000 habitantes, que se han quedado, en muchas ocasiones, sin ninguna. Actualmente, de hecho, la mitad de los municipios en España no cuenta con ninguna oficina bancaria, según datos del Banco de España.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.