Innovación

Donaciones y transplantes con tecnología móvil

La aplicación de la tecnología punta a actividades que benefician a terceras personas es la mejor forma de argumentar el apoyo público a la innovación. Que las investigaciones de unos cuantos acaben beneficiando a muchos más, consiguiendo una mejora social general.

Quizá los dos campos en los que más evidente es esta realidad son los del desarrollo agrícola y la sanidad.

Diario Médico ha publicado que el Ministerio de Sanidad y la Organización Nacional de Transplantes (ONT) de España han puesto en marcha el proyecto CARLA, que agiliza la comunicación entre las distintas clínicas para reducir el tiempo que pasa entre la donación de un órgano y la recepción del mismo por parte de un paciente compatible.

Los coordinadores regionales de transplantes han sido dotados de teléfonos Blackberry a través de los que reciben a tiempo real emails con la disponibilidad de un nuevo órgano registrado en la ONT. Emplean un sistema de mensajería para transmitir los datos completos del donante, de modo que los receptores pueden saber el grado de compatibilidad al instante y valorar si es recomendable ejecutarlo.

Información al instante, con mayor cantidad de datos y cotejados. Los sistemas de comunicación a tiempo real han demostrado ofrecer un aumento de la eficiencia en las labores que requieren coordinación entre diversos agentes y organismos de gestión centrales. Disponer de estadísticas en el teléfono móvil, sin necesidad de acudir a un punto fijo para consultarlas, otorga un punto añadido de independencia que permite acelerar los procesos.

El gobierno español ha insistido en su presentación que su objetivo es afianzar la posición nacional como líder mundial de donaciones. Una posición que se ha alcanzado también gracias a la conciención social, gracias a las donaciones de personas mentalizadas de compartir lo que ya no va a poder utilizar.

Cabría preguntarse si acaso no hay también un espacio para que las ideas que, como CARLA, se desarrollan con fondos públicos deban ser compartidas, ya que su objetivo es contribuir al bienestar social. Y, como la red, si no debería ser nacional, sino universal.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.