Energía Innovación

Diamond batteries, diamantes que generan energía eléctrica con residuos nucleares

baterias-de-diamante-generan-energia-electrica-limpia-de-residuos-nucleares
Escrito por Lara Olmo

¿Cómo convertir los deshechos nucleares en energía eléctrica limpia? Con diamantes. Un hallazgo al que ha llegado un grupo de científicos británicos, convirtiéndolos en “baterías” de propulsión nuclear sin emisiones.

Pese a la polémica que siempre suscita, la energía nuclear es una de las principales fuentes de generación de energía eléctrica en España. Uno de los principales problemas de las centrales nucleares son los deshechos que almacenan y sus efectos radiactivos. Sin embargo, ahora un grupo de científicos ha descubierto que estos se pueden encapsular dentro de diamantes para que funcionen como baterías de energía eléctrica limpia.

El hallazgo es obra de investigadores de la Universidad de Bristol, que emplearon el diamante artificial porque, además de ser el material más duro conocido, puede producir carga simplemente colocándose cerca de una fuente radiactiva.

Para la fuente radiactiva emplearon el carbono-14, una versión radiactiva de carbono que se genera en bloques de grafito utilizados para moderar la reacción en las centrales nucleares. Así, lo introdujeron dentro del diamante para producir una batería de propulsión nuclear.

Tom Scott, profesor de Materiales en la Universidad de Bristol, explica que “encapsulando materiales radiactivos dentro de diamantes, transformamos el problema de los desechos nucleares en una batería nuclear y un suministro a largo plazo de energía limpia“.

Esta tecnología es innovadora en tanto que resuelve varios problemas de golpe: cómo reutilizar los residuos nucleares, la generación de electricidad limpia y además alarga la vida útil de las baterías.

Las aguas residuales podrías ser la gasolina del futuro

A pesar de su baja potencia, en relación con las actuales tecnologías de baterías, la vida útil de estas baterías de diamantes podría revolucionar la alimentación de dispositivos durante periodos prolongados. Usando carbono-14 la batería tardaría 5.730 años en consumir la mitad de la energía, casi tanto como la civilización humana.

Estas baterías, que los investigadores ya han bautizado como #diamondbatteries, pueden tener numerosa aplicaciones, sobre todo en situaciones en las que no sea factible cargar o reemplazar baterías convencionales y en dispositivos eléctricos de baja potencia, como marcapasos, satélites o incluso naves espaciales.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • Alex Peng

    Me gustaría un montón que los smartphones actuales incluyan este tipo de baterías. Así nunca en mi vida tendría que cargarlos.