Innovación

Desbloquea tu móvil usando tu oreja

Escrito por Marcos Merino

Ante la tendencia a adoptar la biometría para sustituir a las contraseñas y patrones de desbloqueo de los ‘smartphones’, una ‘startup’ propone lo más obvio: usar nuestras orejas.

Una de las grandes novedades del iPhone 5S fue la posibilidad de usar el detector de huellas digitales para desbloquearlo. Y es que el desarrollo de la biometría está de moda en el mundo de los gadgets y parece que ha llegado para quedase… y diversificarse.

Según Descartes Biometrics, sólo el 30% de los usuarios protegen su dispositivos con contraseña, pese a que más de la mitad de los mismos serán robados o perdidos en algún momento. Por ello, han desarrollado una solución robusta y no invasiva para asegurar nuestros smartphones.

ERGO, la app lanzada por esta startup estadounidense hace pocas semanas, se presenta -en palabras de su CEO Michael Boczek- como la primera tecnología de autenticación del mundo que permite usar la huella biométrica de nuestra oreja para desbloquear nuestros smartphones y destaca la facilidad de su uso: mediante un gesto tan natural y cotidiano como ponerse el teléfono al oído, más discreto que el reconocimiento por voz, menos invasivo que escáner de retina y que, al almacenar el perfil biométrico en el propio dispositivo y estar basado en el uso del acelerómetro, no requiere de ningún hardware adicional (al contrario que soluciones como la pulsera Nymi, basada en el reconocimiento del pulso cardíaco).

La aplicación, que está disponible (de momento) sólo para Android 4.1 o superior, y se puede descargar (por 3,99 euros) desde Google Play, funciona sustituyendo a la pantalla de desbloqueo que el sistema incluye por defecto, lo que le permite realizar una comprobación de la geometría de la oreja y la presión sobre la pantalla de la mejilla del usuario cada vez que éste se disponga a utilizar su teléfono.

Interfaz de ERGO

 

Esta tecnología (cuya patente aún está siendo tramitada) todavía no está refinada al 100%, y existe la posibilidad de que ERGO no reconozca bien ciertas orejas. Si es tu caso, siempre podrás reducir su nivel de precisión para garantizar su funcionamiento (por supuesto, esto también aumentará las probabilidades de que la oreja de otra persona pueda servir para desbloquear tu teléfono).

Su falta de precisión ha motivado, eso sí, algunas reseñas negativas por parte de los primeros usuarios: “Es una idea innovadora, pero su implementación me pareció algo tosca cuando la probé. Tal vez mejore con el tiempo, o tal vez la manera en que acerco la oreja a la pantalla de mi teléfono sea salvajemente inconsistente. En cualquier caso, ERGO reconocía mi oído a veces… y otras veces no. […] Una vez, configuré la app con la seguridad mínima y le pedí a mi compañero de cuarto que lo probase: le permitía entrar en mi teléfono. ERGO le bloqueaba cuando aumenté la seguridad , pero entonces yo tampoco podía entrar”. La valoración de los usuarios, con una media de 2,5/10 en Google Play, parece respaldar la crítica de este bloguero.

El hecho de tener que pagar por una fiabilidad tan escasa posiblemente frene a corto plazo su implantación, pero no cabe duda de que abre una línea de desarrollo en el campo de la biometría que puede dar grandes resultados (de la mano, o no, de Descartes Biometrics) y revolucionar el modo en que utilizamos nuestros dispositivos móviles.

Imagen destacada: Por Joshua Rappeneker, en Flickr

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.