Innovación

Desarrollan un detector de gas barato e inalámbrico

Chemical-Sensor
Escrito por Marcos Merino

Sensores formados por quimiorresistores y etiquetas NFC modificadas, facilitarán la tarea de detectar gases y contaminantes equipados tan sólo con un smartphone

Recientemente, científicos del MIT han desarrollado un nuevo método para detectar la presencia en el aire de gases peligrosos y contaminantes ambientales, usando un sensor simple que puede emite los datos de manera inalámbrica para ser leídos a través de un dispositivo móvil. En palabras de Timothy Swager, profesor de la Cátedra John D. MacArthur del MIT, “Lo bello de estos sensores en que son muy baratos: los colocas y esperas a que empiecen a leer, sin que haya cables involucrados, ni electricidad. Puedes ser tan imaginativo como quieras usando una tecnología como ésta”. Swager es también el autor senior del artículo que describe estos nuevos sensores en el último número de ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’. Joseph Azzarelli es el autor principal del artículo, en el que también participan Katherine Mirica y Jens Ravnsbaek.

Durante varios años, el laboratorio de Swager ha estado implicado en el desarrollo de sensores capaces de detectar gases mediante el uso de dispositivos conocidos como quimiorresistores (circuitos eléctricos simples, modificados de modo que su resistencia cambia cuando se expone a una sustancia química particular… de modo que basta con medir la resistencia para detectar la presencia de dicha sustancia). A diferencia de los quimiorresistores disponibles comercialmente, los sensores desarrollados en el laboratorio de Swager casi no requieren energía, y pueden funcionar sin problemas a temperatura ambiente, lo que permitirá situar dichos sensores en un amplio abanicos de dispositivos y ambientes.

Otra particularidad de los nuevos sensores es que estarán fabricados a partir de etiquetas NFC modificadas. Éstas funcionarán como códigos de barras legibles por cualquier smartphone dotado con tecnología NFC (la mayoría de los modelos más nuevos) y recibirán del dispositivo de lectura la poca energía que necesitan: los teléfonos pueden enviar señales electromágnéticas capaces de inducir corriente en el circuito de la etiqueta para que empiece a emitir la información. La modificación realizada sobre las etiquetas NFC es muy sencilla: el equipo del MIT interrumpió el circuito electrónico, sólo para reconectarlo mediante nanotubos de carbono especializados en detectar un tipo de gas en particular. Así, sólo emitirían señal en presencia del mismo. Estas etiquetas modificada han recibido el nombre de CARDS (siglas de ‘Dispositivos Resonantes Activados Químicamente’).

Imagen | Melanie Gonick

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.