Innovación

Desarrollan una ‘app’ para controlar las Google Glass con el cerebro

GoogleGlass-BCI
Escrito por Elías Notario

El estudio londinense This Place ha desarrollado una aplicación que, unida a un segundo dispositivo de hardware, convierte las Google Glass en una poderosa plataforma cerebro-ordenador

Las Google Glass aún no son un producto de masas, y cada vez más dudan que lleguen a serlo en algún momento. Sin embargo las gafas inteligentes de los del buscador continúan despertando mucho interés entre profesionales de diversos campos. Por ejemplo, entre los que se dedican al diseño de interfaces digitales de usuario, como el estudio londinense This Place, cuyos responsables acaban de lanzar una aplicación para el aparato que nos ocupa la cual permite controlarlo con el cerebro.

Sí, sí, habéis leído bien. Entrando en detalles, la app se llama MindRDR, es open-source, y de forma resumida podemos decir que hace las veces de “enlace” entre las Google Glass y un segundo dispositivo de hardware, el MindWave Mobile, que es el que dispone de la tecnología necesaria para medir las ondas cerebrales del usuario -un sensor EEG- que posteriormente son procesadas e interpretadas en las Google Glass por la aplicación y transformadas en acciones concretas (o sea, que estamos ante lo que se conoce como una interfaz cerebro-ordenador, que no tienen nada de nuevo pero a lo que hasta hace poco muy pocos podían acceder por lo caro que costaba construirlas).

Afinando más, el invento funciona más o menos así: el MindWave Mobile captura las ondas cerebrales relacionadas con la capacidad de concentración y su intensidad. Seguido manda esa información mediante bluetooth a las Google Glass, momento en el que la app MindRDR las interpreta y “pasa” a la interfaz de la cámara de las gafas en forma de un medidor de intensidad que lanza las acciones en el dispositivo -concretamente hay dos posibles, tomar una imagen y compartirla en redes sociales- cuando detecta altos niveles de concentración; o explicado de otra forma, a medida que el usuario se concentra en X objeto, el medidor de intensidad de las ondas cerebrales relacionadas con la capacidad de concentración va subiendo hasta que alcanza el punto que lanza la acción de tomar una foto, y una vez hecho eso, si la intensidad no disminuye, dicha foto también se comparte en redes sociales.

MindRDR from This Place Ltd on Vimeo.

Aplicaciones potenciales

¿Interesante verdad? Nosotros creemos que sí, y mucho, por las aplicaciones potenciales; por ejemplo lo expuesto se podría utilizar con el fin de crear aplicaciones que ayuden a la gente a entrenar sus capacidades de concentración (a específicas, que sufran algún tipo de patología como el trastorno por déficit de atención, y en general), otras que brinden información relevante automáticamente según la intensidad de las ondas cerebrales asociadas a determinados estados (cansancio, sed, etc.), alguna que dé más autonomía a las personas 100% dependientes… La imaginación es el límite, aunque obviamente estamos ante algo muy verde. Ya veremos si otros toman el testigo y ayudan a This Place a sacarle todo el jugo a su aplicación, que junto al MindWave Mobile y como hemos visto, convierte las Google Glass en una poderosa plataforma cerebro-ordenador -es lo que quieren, de ahí que la app sea libre-.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com