Innovación

De BSD a GPL, tipos de licencias de software de código abierto

licencias_software_1
Escrito por Marcos Merino

Aunque tendemos a hablar de conceptos como ‘software libre’ como un todo homogéneo, lo cierto es que sólo son etiquetas genéricas que se aplican a docenas de licencias de software diferentes, cada una con sus ventajas y restricciones particulares, basadas en filosofías, en ocasiones, contrapuestas. Estas diferencias, que podrían ser irrelevantes para el usuario de a pie, resultan sin embargo fundamentales para el programador que empieza a desarrollar su propio software libre y se plantea la pregunta de “¿Qué licencia escoger?”. Para ello resulta fundamental conocer las principales opciones disponibles, así como las ventajas y desventajas de cada una de ellas.

No parece, por desgracia, que los desarrolladores estén muy concienciados sobre el papel y la importancia de las licencias de software: en diferentes momentos de 2013, tanto la compañía Black Duck Software como Aaron Williamson (abogado senior del Software Freedom Law Center) analizaron los proyectos alojados el principal repositorio de código fuente del mundo: GitHub. Y descubrieron que entre el 77% y el 85,1% de dichos proyectos carecían de cualquier clase de licencia de uso. Esa despreocupación por los aspectos legales del desarrollo de software puede ser el origen de toda clase de problemas tanto para el creador como para los usuarios de dicho código.

Cursos gratis de la fundación Linux sobre licencias de código abierto

El principal criterio de diferenciación entre licencias de código abierto es su naturaleza ‘copyleft’ (a menudo denominada también ‘viral’). Decimos que una obra de código abierto (es decir, que otorga permisos de uso, copia, modificación y redistribución de la obra protegida) es además ‘copyleft’ cuando contiene una cláusula que promueve que las copias y obras derivadas dispongan de una licencia equiparable a la original. De ahí que a las licencias copyleft de software se las denomine también en ocasiones ‘virales’, en el sentido de que optar por ellas ‘infecta’ todas las versiones posteriores y derivadas del software que licenciemos con ellas. Así, cabe dividir el catálogo entre licencias copyleft fuertes, licencias copyleft débiles y licencias permisivas.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.