Innovación

Curiosity viaja a Marte con innovación española

Curiosity marcaba un momento histórico esta noche pasada, cuando conseguía posarse sobre la superficie de Marte. El robot no sólo ha conseguido concluir con éxito el complicado proceso para tomar tierra, sino que además ha enviado los primeros datos desde el planeta rojo. El proceso fue retransmitido en directo por internet a todo el mundo y fue seguido de forma bastante multitudinaria.

En la aventura también ha participado la innovación española, lo que podría ser un espaldarazo y un toque de atención sobre el potencial de la I+D producida en España. “Si realmente la gente ve que con su dinero se hace algo bueno, sabrá que la ciencia española es buena y será más fácil conseguir financiación“, apuntó a Europa Press el investigador del Centro de Astrobiología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Javier Martín Soler. El científico espera que esta participación sirva de escaparate para conseguir más financiación o al menos para que los políticos se den cuenta de su importancia en un momento en el que la innovación en España pasa por un momento crítico.

El científico participó en el desarrollo de la estación medioambiental REMS (Rober Environmental Monitoring Station), según explica a la agencia de noticias, y que permitirá tomar datos sobre el entorno marciano (como por ejemplo la temperatura o la presión atmosférica). La estación medioambiental ha sido construida bajo el liderazgo del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA).

La Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) ha sido otra de las instituciones españolas que ha colaborado en la misión a Marte de la NASA aportando algunos de los elementos innovadores que han permitido a Curiosity alcanzar su objetivo. La institución educativa se incorporó al proyecto en 2005, para desarrollar el sensor que se encarga de medir el viento y que se incorpora a la estación medioambiental.Según ha explicado el catedrático de la UPC Luis María Castañer, y recoge La Vanguardia, participar en esta misión ha sido “un paso importante” para la universidad barcelonesa, que ya está trabajando en  versiones del mismo sensor para Rusia y Finlandia para misiones futuras a Marte.

También es made in Spain la antena del robot, que ha fabricado Astrium España, a través de EADS CASA Espacio, que permitirá que el robot contacte con la Tierra sin tener que moverse (la antena se orienta sola) ahorrando así energía.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.