Fintech Innovación

Cuatro de cada diez bancos aún están empezando a adaptarse a la PSD2

Hacienda vigila las cuentas bancarias de autónomos incoherentes

A dos meses de la entrada en vigor de la nueva directiva de pagos, casi nueve de cada diez bancos todavía están trabajando para ajustarse a ella.

El enero de 2018, dentro de poco más de dos meses, entra en vigor la nueva directiva de medios de pago, la tan conocida como temida por unos y deseada por otros, PSD2. Una reglamentación que, pese a conocerse desde hace años, sigue sin estar presente en el día a día de las principales entidades bancarias e, incluso, todavía no figura en la agenda de prioridades de la gran banca.

Y es que, pese a que el 70% de las entidades europeas reconoce que la nueva directiva va a tener impacto en todas las funciones de su organización, aún encontramos que el 38% de la banca comunitaria se encuentra todavía en una fase inicial de adaptación a la PSD2. Así lo asegura un estudio de la consultora PwC en el que se ha analizado el estado real del arte en 39 bancos de 18 países del Viejo Continente. Por el contrario, un 47% está ya en periodo de diseño y solo un 9% están ya en proceso de implementación de los nuevos requerimientos. Dicho de otra manera, el 94% de los bancos están todavía trabajando en su adaptación a la PSD2 a dos meses de su entrada en vigor.

El documento refleja que la principal área que, desde dentro de las entidades, está impulsando la adaptación a la PSD2 es la de cumplimiento –para el 19% de los encuestados-, seguida de la de operaciones y -17%- y de la de transformación digital -17%-. Además, en la encuesta también se pregunta a los bancos sobre sus preferencias en torno a cuatro modelos de negocios emergentes en el entorno de los medios de pago y una mayoría, del 50%, se inclina por convertirse en plataformas agregadoras de pago –banks as platform aggretator en cuyas infraestructuras puedan integrarse terceros y ofrecer sus productos y servicios.

Recordemos que la PSD2 obligará a las entidades europeas a abrir sus infraestructuras de pago y a compartir los datos de sus clientes con otros proveedores de servicios financieros, los llamados third party providers. Como telón de fondo, la directiva tiene como objetivo transformar el mercado de los medios de pago en la UE, para introducir una mayor competencia, impulsar la innovación y permitir el acceso de nuevos entrantes al sector.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.