Innovación

Cuatro claves de la propuesta de California para regular los coches autónomos

google-car-mountain-view
Escrito por Redacción TICbeat

Una licencia de conducir específica, un conductor que seguirá siendo responsable de las infracciones y la posibilidad de un régimen de alquiler son algunas de ellas.

Esta semana las autoridades de California, el estado por cuyas carreteras ya circulan, aunque aún en fase de prueba y desarrollo, los Google Cars, los coches sin conductor de tecnológicas como Alphabet, han hecho pública la propuesta preliminar de un código de circulación específico para estos vehículos.

Un código cuya aprobación es un requisito para que los coches autónomos puedan ser comercializados como el resto. Todavía faltan años para eso, aunque el número concreto de ellos difiere según la tecnológica o analista al que se interrogue al respecto, pero el debate público sobre los retos que presenta un futuro con coches sin conductor probablemente haya acelerado las cosas. Queda menos, en cambio, para que el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) de California presente públicamente en audiencia sus avances en este código.

De momento, de lo que sabemos sobre esta propuesta preliminar destacan cuatro puntos:

  1. El conductor será el responsable de las infracciones cometidas por el vehículo, conduzca él o ella o no. Es una de las preguntas más repetidas cuando se habla de vehículos autónomos y semiautónomos: si puede culparse a alguno de sus ocupantes de los accidentes y daños que provoquen estos vehículos. Desde la DMV piensan ahora mismo que sí, que obedecer las normas del tráfico sigue siendo una obligación humana.
  2. Se necesitará una licencia específica para conducirlo. Quien crea que los coches autónomos son una solución para los que no se quieren sacar el carnet pero sí conducir deben despedirse, al menos temporalmente, de esa ilusión. La propuesta de la DMV establece que quienes vayan a manejar estos vehículos deberán contar con un certificado estatal que indique que han recibido preparación de la automovilística. Parece que no todo el mundo está preparado para que un coche conduzca en su lugar.
  3. Los coches también deberán obtener un certificado especial. Y, en este caso, no podrá, evidentemente, proceder del fabricante, sino de un tercero que corrobore que el vehículo ha superado una serie de pruebas antes de salir a la venta.
  4. La legislación podría obligar a alquilar estos coches. Según publica The Wall Street Journal, cabe la posibilidad de que el código final no autorice a las automovilísticas a vender los vehículos sin conductor, sino a alquilarlos, una cuestión que chocaría frontalmente con los planes de Alphabet (Google), centrados, precisamente, en este tipo de automóviles autónomos. Desde la compañía de Mountain View se han limitado a explicar que todavía están valorando la propuesta.

Foto cc:

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.