Innovación

Cuando la ciudad se vuelve inteligente

ciudad inteligenteEl concepto ‘smart cities’ o ciudades inteligentes ha sido acuñado para referirse a la transformación que pueden experimentar las ciudades con ayuda de la tecnología, con el fin de crear un ambiente sano y hacerlas más habitables para todos. Algunas de las tendencias actuales, como Internet de los Objetos, serán previsiblemente las que inunden los entornos urbanos del futuro.

El ritmo de vida en el último siglo ha provocado un vuelco de la densidad de población. Del campo se ha emigrado a las ciudades y esto ha llevado al crecimiento desmesurado, en muchas ocasiones desorganizado. Y el proceso aún sigue en marcha, aunque dependiendo de las zonas tiene distinta intensidad. Según la ONU en el año 2050 el 70% de las personas vivirán en zonas urbanas.

Aquí es donde entra el concepto de ciudad inteligente, que conlleva una implicación de la tecnología para hacer más habitables los espacios y facilitar la convivencia en lugares que en un futuro estarán superpoblados. No cabe duda de que en esta transformación una de las principales herramientas para lograrla es la expansión de Internet.

Caminos a la ciudad inteligente

La generalización del WiFi o las redes 3G invitan a pensar en un espacio conectado, con las líneas a disposición del ciudadano. En concreto, una de las tecnologías cuyo papel va a ser más destacado en la construcción de estos entornos será Internet de los Objetos. Integrar el acceso a la web en sensores de diversos tipos hará posible disponer de una información más exhaustiva y facilitará la gestión de diversos servicios públicos, como ya ocurre en la red de abastecimiento de agua de Washington.

Las etiquetas RFID ofrecen también grandes oportunidades. Es otra de las tecnologías que ya se están empezando a emplear para mejorar la vida de los ciudadanos y que se generalizará en el futuro.

Impulso público y privado

Ante la necesidad de impulsar este proceso cabe preguntarse si la iniciativa la debe tomar el sector público o el privado. Algunas empresas están apostando fuerte por proyectos de este tipo. Ejemplos de ello son el IBM Smart City, que busca profundizar en el concepto o el impulso de Cisco, vinculado a la domótica, para planificar el desarrollo de ciudades inteligentes.

Sin embargo, existen iniciativas públicas encaminadas a fomentar la construcción de la ciudad inteligente, como el Concurso de Ideas sobre Tecnología e Innovación para las Ciudades Inteligentes, convocado por la Catedral de las Nuevas Tecnologías de Madrid, que ha ampliado su plazo de inscripción hasta el 22 de marzo y premia en metálico, con soporte y asesoramiento las mejores ideas y proyectos, individuales o en grupo, que encajen en este modelo urbano.

El escritor estadounidense afincado en China, Robert Kong Hai, critica a su país de origen precisamente por la falta de apoyo: “No se puede depender del gobierno estadounidense para que fomente esta tecnología. Es el sector privado el que tiene que dar el paso. Recordemos que en China es el caso opuesto. El gobierno se involucra y el sector privado lo sigue”.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.