Innovación

Criadores de Pokémon, un mercado negro lleno de ¿tramposos o emprendedores?

mercado negro pokemon
Escrito por Eduardo Álvarez

Pokémon es una franquicia millonaria, la gallina de los huevos de oro de Nintendo. Tal es su éxito que atrae a personas de todas las edades y gustos, algunos de los cuales se dedican a algo no tan legítimo: traficar con Pokémon modificados.

Cuando en 1996 salió al mercado Pocket Monsters en Japón, Nintendo no se imaginaba que acababa de dar a luz a una de las franquicias de videojuegos más rentables de la historia. Muy pronto vieron las posibilidades y el título mutó a Pokémon, el nombre con el que se conoce a partir de entonces.

De ahí al estrellato. Decenas de juegos y generaciones de Pokémon después, ha llegado a dispositivos móviles con Pokémon GO. La saga es el Rey Midas de los videojuegos y convierte en oro todo lo que toca. No sólo la juegan constantemente millones de personas sino que hay un público potencial, latente, dispuesto a probar cualquier cosa que huela a nostalgia.

Entre tanto fan, era prácticamente inevitable que surgiera alguien más avispado que el resto. La verdad es que la mecánica del juego lo propicia. Célebres son los códigos Gameshark que se obtenían en eventos reales, con los que podías capturar criaturas legendarias sin tener que gastar una sola Pokéball.

En 2017 las cosas han cambiado, al menos en cuanto a tecnología y funcionamiento, con más posibilidades para los que quieran dar una interpretación particular a la normativa y colarse por cualquier vacío legal. Hay aplicaciones de compraventa, mercadillos online y foros como Reddit que lo ponen mucho más fácil.

En dichas webs puedes comprar y vender cualquier cosa. Y decimos cualquier cosa: incluso Pokémon editados que, salvo que Nintendo diga lo contrario, son completamente legales.

Compra tu Pokémon a la carta

La opción de crear tus propios Pokémon modificados no es nueva y tampoco sorprende. Hay programas que sirven para hacerlo, al igual que antes los códigos. Puedes crearlos a tu gusto y transferirlos a tu consola para jugar, aunque mucho cuidado con extravagancias en torneos y en el online, donde quizás sea más prudente recurrir a clonados o modificados que a otros hechos desde cero.

El hecho de que esto se pueda hacer no es nada sorprendente ya que es de sobra conocido por los jugadores habituales de Pokémon, aunque permanezca más o menos en las sombras para los que no suelen participar en torneos.

Lo que sí sorprende es la extensión y popularidad que ha alcanzado la compraventa de estos ejemplares. Sí, lo que lees: hay gente que paga mucho dinero por tener un equipo perfecto, y además es algo plenamente aceptado.

La tienda Pokémon de Amazon tiene todo lo que podría desear cualquier fan

¿Es legal vender Pokémon modificados para algunos de los juegos de las consolas de Nintendo? Aparantemente no es ilegal. El software necesario existe y se puede transferir criaturas de forma inalámbrica entre jugadores, terreno abonado para un negocio floreciente.

Con una simple búsqueda en Google puedes llegar a localizar a decenas de usuarios de foros como Reddit que se ofrecen a crear Pokémon a la carta. ¿Quieres un Charmander con sus estadísticas al máximo? Lo puedes tener en pocas horas por un módico precio. ¿Quieres un equipo de seis criaturas con IV modificado? También puedes conseguirlo a golpe de talonario.

Tener los Pokémon más fuertes sin tener que entrenarlos, el sueño de cualquier miembro del Team Rocket y un problema para los organizadores de torneos Pokémon, que tienen que lidiar constantemente con los incidentes que esto provoca.

Un ejemplo es la expulsión del famoso jugador Ray Rizzo. Simplemente utilizó un tipo de Pokéball para criar un Pokémon. Cometió un desliz: la Pokéball y la criatura eran de distintas generaciones y, por lo tanto, jamás podría haberlo capturado con ella. El resultado fue su expulsión inmediata.

El límite legal y ético de los criadores: ¿héroes o villanos?

Los criadores de Pokémon bien podrían llamarse creadores. Bien está que a veces tienen que dedicar bastantes horas a generar las circunstancias especiales que les permitan completar un “pedido” de Pokémon. Prácticamente tienen una guardería de la que surgen criaturas con 6 IV, una cantidad que sólo se puede alcanzar mediante crianza y con mucha suerte o directamente haciéndolo de forma externa.

Hay que tener un cuenta un atenuante que puede convertir a estos supuestos villanos en simples emprendedores: algunos de los programas utilizados tienen una etiqueta que indica si el Pokémon generado es legal. Todo depende de los parámetros que se hayan modificado, una delgada línea que a veces no está demasiado clara.

La pregunta es hasta qué punto desvirtúa la experiencia, sobre todo la online, el hecho de que sea posible acceder a estos superpokémon de forma tan sencilla. Que haya gente que gana dinero con ello es algo que se podía prever, dado que es posible.

Análisis de Pokémon Sol y Luna, ¿merece la pena comprarlo?

El principal problema es el encaje de este negocio, este mercado negro de Pokémon, en los eSports. Si se puede entrar a un torneo con criaturas que no has capturar y entrenado por ti mismo, ¿qué sentido tiene celebrarlo? ¿qué reto hay en ello? ¿debería prohibirse?

Por ahora, el negocio es próspero y crece constantemente. Con un juego de Pokémon para Nintendo Switch en el horizonte, parece que no sólo no va a decaer sino que verá una inyección de dinero que puede hacer que las cosas se pongan feas, provocando finalmente que Nintendo haga algo al respecto. De momento muchos usuarios han sido baneados por acceder al online con criaturas que no encajan en ningún estándar, algo que por otra parte deberían haber visto venir.

Videojuegos online y lo que está por venir

2016 y 2017 han sido dos años en los que hemos visto varios booms. En primer lugar, los eSports despegan en cuanto a inversión. Además surgen criptodivisas como el Bitcoin difícilmente rastreables y completamente fuera de control para los reguladores.

Son fenómenos que se corresponen con nuestra era y que seguramente irán a más. Ya han surgido varios problemas, como la prohibición por parte de China de las ICO o las detenciones a varios jugadores de eSports por fraude y amaños.

A medida que un negocio crece, atrae a más personas que quieren hacer dinero con él. Luchar contra esto es complicado, por lo que sólo queda la vía de la regulación. El mercado negro de Pokémon es una buena oportunidad de observar cómo se comporta la comunidad de varios de los juegos más populares del mundo. Enfrentados a la posibilidad de comprar el éxito, han decidido invertir su dinero en ello.

No es nada nuevo: los free-to-play son el género que más crece y en ellos tienes que pagar para obtener nuevos objetos, cartas y mejoras. Quizás podamos aprender algo del negocio que rodea a los Pokémon modificados, sobre todo en lo que tiene que ver con las posibilidades de negocio para compañías como Nintendo.

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez

  • Erick Reyes

    El gran problema del competitivo de Pokémon, es que para poder competir con un buen equipo hay que entrenar y criar a los Pokémon, lo cual es una tarea sumamente complicada, yendo desde el hecho de que se necesitan ivs elevados, los cuales para saber de forma legal es bastante engorroso, una naturaleza específica y una habilidad concreta, sumado el hecho de que ciertas habilidades son difíciles de hacer que aprendan, si la crianza de Pokémon se hiciera de forma legal tardarías aproximadamente unas 500 horas en hacer todo el proceso para tener un único Pokémon, los sistemas de aleatoriedad para que te salga uno que tenga lo que necesitas son horribles y un dolor de cabeza, hay gente que le gusta y disfruta criar Pokémon y otros tantos que por falta de tiempo o interés les es más fácil simplemente armar un equipo teórico, comprarlo o descargarlo y después entrar en los torneos, no creo que sea una práctica injusta ni mucho menos, a final de cuentas lo que importa es que los Pokémon no sean ilegales, el esfuerzo por criarlos no existe pero lo que importa en un torneo es ver quién se desenvuelve mejor con ellos, ya que de todas formas un 90% de los Pokémon en los torneos no son “naturales”, tal vez la mejor solución para acabar con este mercado sería hacer que el criar Pokémon fuera más sencillo y no tomara una vida el hacerlo