Innovación

Crean el primer robot inalámbrico del tamaño de un insecto, ¿por qué es importante?

robot insecto

No es la primera vez que desarrollan un robot del tamaño de un insecto, pero sí es la primera vez que logran que este tipo de dron sea inalámbrico. Te explicamos por qué es relevante y cuáles son las posibilidades que brinda este diminuto androide.

Puede que no sean los robots más vistosos, pero sí son de los más potentes. Investigadores de la Universidad de Washington han logrado desarrollar el primer robot insecto inalámbrico, abriendo un mundo de posibilidades en el mercado de los drones.

Lo más llamativo no es su tamaño, ya hemos visto pequeños insectos robóticos en el pasado. No obstante, estos no podían liberarse de su colmena, tenían que ir enganchados a un cable para tener suficiente energía para mover y controlar las alas. Ahora, usando tecnología láser puede volar de manera autónoma.

Básicamente, el rayo laser apunta hacía una célula fotovoltaica colocada en la parte superior del robot que convierte la luz laser en energía; lograron diseñar un circuito que convierte los 7 voltios de la célula en 240 voltios, suficiente para que el insecto pueda aletear. Además, el mismo circuito integra un microcontrolador que actúa como la mente del robot, mandando comandos como “aletea más fuerte“.

Eso sí, el robot-insecto no será completamente autónomo hasta dentro de aproximadamente 5 años, explicó el líder del estudio, Sawyer Fuller a CNBC. Por ahora el diminuto androide se limita a despegar y aterrizar ya que cuando el laser ya no está en contacto con la célula el robot se apaga y aterriza. Así, necesitaría un “cerebro” más avanzado para navegar y ejecutar tareas solo.

¿Por qué son especialmente interesantes los insectos robóticos?

Mientras que robots como los de Boston Dynamics que hacen parkour son impresionantes, los drones minúsculos podrían tener una utilidad inigualable.

Por ejemplo, un caso de uso interesante sería colarse en una tubería para detectar y arreglar fugas de gas. Como explica Fuller, tienen un olfato excepcional, y realizar este tipo de arreglos más rápidamente supondría reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

En el sector de la agricultura también sería especialmente útil, pudiendo medir factores como la humedad o la presencia de plagas o enfermedades de manera muy precisa.

Abejas robóticas, los próximos exploradores que irán a Marte con la NASA

Así, también podrían jugar un rol clave en desastres naturales, metiéndose en lugares pequeños e inaccesibles para buscar supervivientes.

Pero su tamaño no solo es conveniente por el hecho de poder entrar en espacios reducidos. Al ser más pequeño consume menos batería y tiene un coste menor. “Los drones más grandes tienen una batería bastante limitada. Unos 30 minutos como mucho. Vas a tener que pasar algo más de tiempo en el aire para encontrar una fuga. También necesitas un laser mucho más poderoso para darle energía a un dron más grande“, explica Fuller, dejando claro que de aquí a cinco años es probable que pequeñas moscas robóticas cobren mayor protagonismo.

Imagen de Portada | University of Washington

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.