Innovación

Crean un disco duro capaz de permanecer inalterado durante un millón de años

Escrito por Inma Rico

Un grupo de investigadores de Países Bajos ha conseguido fabricar un disco duro capaz de salvaguardar los datos durante al menos un millón de años.

Un grupo de científicos de la Universidad de Twente en Países Bajos ha creado un disco duro capaz de perdurar al menos un millón de años sin que se corrompan los datos que guarda. El dispositivo permitiría avanzar sobre la idea de almacenar toda la historia de la Humanidad de forma digital y en un pequeño formato para que pueda pasar a las generaciones venideras.

La capacidad de los discos duros se ha  visto incrementada de forma exponencial en los últimos años, pero no ha ocurrido lo mismo con su longevidad o tiempo estimado de vida. Ahora, un grupo de investigadores holandeses ha conseguido fabricar un disco duro que es capaz de perdurar en el tiempo y permanecer inalterable al menos un millón de años.

Los materiales con los que se ha fabricado el disco duro son el tungsteno (una sustancia química también conocida como wolframio), donde se graban los datos que se quieren almacenar en forma de código QR, y una capa protectora basada en nitruro de silicio. Para poner a prueba la longevidad del dispositivo, se ha realizado un test de envejecimiento sometiendo el disco duro a altas temperaturas. Según los investigadores, para que el disco aguante intacto un millón de años tendría que aguantar una hora a 445 grados kelvin. El resultado ha sido un éxito, e, incluso, los materiales de los que está compuesta la unidad de almacenamiento han aguantado casi el doble de la temperatura establecida, aunque, eso sí, con una pérdida considerable de información en este último supuesto.

Las pruebas solamente han tenido como referencia la temperatura ambiente y los científicos alertan de que el disco duro no podría sobrevivir por ejemplo a un incendio o a la caída de un meteorito, pero de lo que no cabe duda es de que se ha descubierto un medio que será capaz de transmitir a lo largo del tiempo el conocimiento de la Humanidad a las futuras generaciones.

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico