Innovación

Crean una cosechadora capaz de obtener del aire hasta 40 litros de agua por hora

La cosechadora de Wong, capaz de obtener del aire hasta 40 litros de agua por hora

Una nueva cosechadora desarrollada por un equipo de investigadores en la Universidad de Akron podría ampliar con creces las posibilidades de obtener agua a través del aire, incluso en lugares áridos como los desiertos.

Recolectar agua del aire no se trata de algo novedoso, ya que esta práctica se remonta a la compleja producción de sistemas hidráulicos por parte de los mayas o a la canalización del rocío a partir de cisternas en la civilización inca. Sin embargo, el avance técnico ha propiciado que existan tecnologías cada vez más sofisticadas que permitan encontrar vías para la escasez de agua originada por la sequía, la contaminación industrial y el agotamiento de las aguas subterráneas, fenómenos agravados y retroalimentados por el cambio climático.

Ahora un grupo de científicos liderados Shing-Chung Wong y sus alumnos en la Universidad de Akron se encuentra desarrollando una cosechadora de agua dulce ligera, alimentada por batería, basada en nanofibras y capaz de obtener hasta 40 litros de agua por hora del aire, incluso en enclaves áridos como los desiertos. El material para miniaturizar la generación de agua y perfeccionar la eficacia del aparato son los polímeros de fibra a nanoescala mediante la técnica del electrospinning o electrohilado.

Así será la primera ciudad forestal del mundo contra el calentamiento global

Esta técnica se sirve de esfuerzos eléctricos para producir fibras de polímero que van desde decenas de nanómetros hasta un micrómetro, un tamaño perfecto para condensar y exprimir las gotas de agua que se encuentran en el aire, brindando una elevadísima relación de área de superficie a volumen, mucho mayor que la proporcionada por las estructuras y membranas típicas empleadas en los destiladores de agua.

La cosechadora innova radicalmente al combinar polímeros hidrófilos e hidrofóbicos. De esta manera, los primeros atraen el agua y los segundos la descargan, brindando un completo sistema de recolección de agua dulce capaz de cosechar 744 microgramos por centímetro cúbico por hora, mostrando una eficacia un 91% por encima con relación a las membranas diseñadas sin nanofibras.

Otra de las ventajas de la cosechadora es su mínimo gasto energético. En palabras del propio Wong, “con los avances recientes en baterías de iones de litio, podríamos crear un dispositivo más pequeño del tamaño de una mochila”. El equipo está a la espera de conseguir inversores en este eficaz proyecto con gran potencial para obtener vías alternativas de agua dulce hasta en las zonas más áridas del planeta.

Fuente | Ecoticias

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.