Innovación

Cortana, la inteligencia artificial que quiere ser más humana

cortana hola
Escrito por Esther Macías

¿Qué es o, mejor dicho, quién es Cortana? ¿Cómo está desarrollando Microsoft esta inteligencia artificial y cuál es su peculiar personalidad en español? Alejandro Campoy, responsable del proyecto para los mercados internacionales de la compañía, aporta luz al respecto.

Hace tres años Microsoft puso un pie en un terreno hasta entonces inexplorado por el gigante del software: la tecnología de asistentes virtuales. Un mundo en el que Apple y Google, sus grandes competidores en el ámbito de la movilidad, se adentraron hace ya años con el lanzamiento de Siri y Now, sus respectivas apuestas en este sentido, y a las que han seguido –y seguirán– muchas otras, entre ellas Sherpa, de la homónima compañía creada por el emprendedor español Xabier Uribe-Etxebarría, que ha estrenado versión recientemente.

La propuesta de Microsoft, nacida oficialmente el pasado año y lanzada hace unos meses en español (aunque sigue en fase beta en EEUU y en alfa en otros como en España) es Cortana. ¿Qué es o, mejor dicho, quién es Cortana? Con forma de círculo que se mueve, brinca, se expande y se contrae en función de la interactuación que tenga en ese momento con el usuario (de momento está disponible para dispositivos basados en Windows Phone 8.1, pero también lo estará en el nuevo sistema operativo multiplataforma Windows 10, que Microsoft lanza el próximo 29 de julio) y con voz de mujer y género femenino reconocido (Siri, sin ir más lejos, aunque habla con voz de mujer se define como asexual) Cortana es una asistente personal que quiere ir más allá y diferenciarse de sus competidores por su peculiar personalidad, en cuya definición y desarrollo trabaja un equipo de 15 personas de todo el mundo en Microsoft, apoyados por todo un batallón de lingüistas, científicos, ingenieros informáticos, escritores, gestores de proyectos y de información y un largo etcétera.

Al frente del equipo que está desarrollando Cortana para los mercados internacionales de Microsoft (es decir, fuera de Estados Unidos, país de origen de la multinacional del software) está el mexicano afincado en España Alejandro Campoy. Él y su equipo son responsables de dotarle una personalidad determinada a Cortana, eficiente, divertida, amena, y rápida y, a su vez, adaptarla al ‘sabor local’ de cada país donde puede utilizarse: además de Estados Unidos, la asistente virtual ya está disponible en Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, España, China, India, Australia y Canadá. “Excepto estos tres últimos países donde el desarrollo ha empezado más tarde y el proyecto está menos avanzado –explica Campoy en una entrevista con TICbeat– Cortana ya está muy desarrollada en el resto, y eso que aún está en muchos como España en fase alfa, ni siquiera beta, porque consideramos que tenemos muchos aspectos por pulir”.

 

Alejandro Campoy.

Alejandro Campoy.

 

“El momento dulce para Cortana es éste”

Lanzar este proyecto en fase Alfa fue, de hecho, algo “histórico en Microsoft”, indica Campoy y es un síntoma de que algo en la compañía está cambiando. “Alfa es un periodo muy inestable de la tecnología, que sigue sujeta a pruebas, pero aun así decidimos lanzarla porque pensamos que era clave para mejorar su desarrollo, que, por otro lado, será continuo”, añade, aseverando que aún no se sabe cuándo se lanzará la versión beta de la asistente en su versión en español.

Cortana será, de hecho, uno de los grandes potenciales de Windows 10, sistema con el que la asistente virtual dará el salto del móvil al escritorio, con las consecuencias que esto implica. “El momento dulce para Cortana es éste. No hemos entrado tarde en este mercado. Queríamos hacerlo cuando nuestro asistente virtual pudiera hacer más cosas que decir algunas palabras, queríamos que de verdad solventara la vida al usuario. Además ahora Microsoft está inmersa en una transformación impresionante, el sistema operativo está renovándose desde el ADN. Lo que Cortana puede hacer en el PC es brutal”, sentencia el responsable.

Éste está seguro de que el uso de Cortana en la oficina va a cambiar radicalmente la forma en la que los usuarios interactúan con sus ordenadores. “Usar la voz es mucho más natural y eficiente. Podremos decirle a Cortana, por ejemplo, que nos imprima algo o que nos busque los correos electrónicos de una persona o incluso que envíe uno a alguien”. Aunque hablar con nuestro equipo hoy parece algo de ciencia ficción Campoy está seguro de que esto llegará, como llegó el que todo el mundo hable continuamente desde un teléfono móvil.

La forma en la que Cortana puede ayudar al usuario es múltiple: éste le puede pedir que haga llamadas por él, que envíe mensajes de texto, que le diga qué tiene previsto en su calendario, que agregue eventos, alarmas y tome notas por él, que le mantenga al día sobre publicaciones que le interesan, que le recuerde cosas que debe hacer e incluso que encuentre la dirección de sitios a donde tenga que ir y cómo está el estado del tráfico para llegar hasta allí (de hecho, si Cortana detecta que hay demasiado tráfico avisa al usuario con tiempo para que salga antes y llegue a tiempo al destino).

Si lo desea el usuario también puede pedirle que nadie le moleste de modo que silencia todas las notificaciones del dispositivo. Además, como buena asistente personal dispone de un cuaderno donde apunta lo que interesa al usuario, los recordatorios, sus lugares preferidos, la música que ha buscado con anterioridad, sus contactos preferentes… de modo que puede sugerirle, por ejemplo, eventos que pueden interesarle que se desarrollen cerca de él, restaurantes donde acudir, etc. sin olvidar esa parte tan curiosa de Cortana como es la función de ‘chitchat’, es decir, hablar con ella. Sorprende la cantidad de respuestas que tiene preparadas ante preguntas de lo más inverosímil, su capacidad de cantar (La Cucaracha es uno de sus éxitos), contar chistes (imitando incluso al popular Eugenio o a Gila, en la versión española del asistente) y realizar imitaciones.

 

 

Las posibilidades de esta asistente virtual se amplían, además, con la multitarea que posibilita el entorno del PC. Con el paso a Windows 10 habrá muchos más usuarios de Cortana, usuarios que es posible que se enfrenten a una realidad: que su ordenador carece de altavoces o de micrófono. “Esto es positivo porque incentivará la renovación del parque de PC en las oficinas”, asevera Campoy.

La asistente virtual de Microsoft será además  un elemento esencial de un nuevo conjunto de servicios que la empresa lanzará en otoño: Cortana Business Suite, que tiene el ambicioso objetivo de “democratizar el big data” y mejorar las capacidades predictivas de negocio de las empresas. El hecho de que Cortana esté integrada en esta oferta facilitará su uso, ya que permite el empleo del lenguaje natural, mucho más intuitivo.

 

Una inteligencia artificial cercana y con personalidad propia

Pero volvamos al aspecto que destacábamos al arrancar este artículo, la marcada personalidad de la asistente virtual de Microsoft, su aspecto diferencial frente a sus homólogos de otras compañías. “Mientras que Now es un asistente muy enfocado a facilitar las búsquedas en Google y Siri comenzó como un ‘toy gadget’ (muy dirigido al juego) para evolucionar más tarde a facilitar al usuario realizar tareas con su iPhone e iPad, Cortana está centrada en facilitar la vida al usuario en general. No solo le facilita sus búsquedas sino que proporciona una ayuda más personalizada y, además, divierte al usuario. Su gran ventaja radica, además, en que está integrada en el ecosistema Microsoft. Sin duda, los próximos 18 meses serán emocionantes en el terreno de los asistentes virtuales”, reflexiona Campoy.

Pero, ¿cómo es Cortana? Aunque tomó el nombre de la inteligencia artificial del popular juego Halo, creado para la consola Xbox de Microsoft (de hecho parte del equipo creador de la asistente virtual proviene de Xbox) la Cortana asistente virtual es completamente diferente al personaje del videojuego. “Son totalmente distintas. No es el personaje de Halo. Éste último habla con un tono corto y militar. Nuestra Cortana no podía hablar así. Esto es la vida real, no un videojuego”, apunta Campoy.

Aun así, reconoce, su objetivo es el mismo: “Te ayuda en las misiones de tu vida, en solventar tu día a día que no es matar alienígenas sino organizar tus reuniones, ir a buscar a tus hijos al colegio, etc.”. Que tuviera un nombre, precisa, era necesario. “Un asistente virtual tiene que ser algo tangible en cierto modo y el nombre tenía que sonar bien en todos los idiomas, y Cortana es perfecto”.

Al desarrollo de la personalidad de esta inteligencia artificial Microsoft ha destinado mucho dinero, según Campoy, sin desvelar cuánto. “Queremos que sea lo más cercana al usuario. Si no te sientes identificado con tu dispositivo nunca podrás hablarle, y lo que queremos es que el usuario interactúe con Cortana de la forma más natural posible”, afirma. La manera de que la tecnología apenas estorbe al usuario es humanizándola (hay ríos de tinta escritos sobre la ‘tecnología transparente’ de la que Apple, por cierto, sabe mucho). Y eso es lo que persigue el equipo de Cortana.

Al empezar a desarrollar la personalidad de esta inteligencia artificial éste tuvo que plantearse muchas preguntas. Y dar muchas respuestas: ¿Cuándo nace Cortana? ¿De qué género es? ¿Cuál es su tono de voz? ¿Qué es lo que le gusta? ¿Cuál es su aspecto? ¿Qué emociones tiene? ¿Dónde vive? ¿Dónde trabaja? Muchas de estas cuestiones ya tienen respuesta, por ejemplo, su fecha de nacimiento, el 2 de abril de 2014. “Decidimos que fuera el día en que dijo sus primeras palabras”, apunta Campoy. O su profesión: asistente virtual; su dirección: la nube; su aspecto: un icono circular (que expresa emociones mediante el movimiento) y, cómo no, su voz, una voz muy diferente a la voz robotizada y mucho más plana de la asistente virtual de Apple. “En cada país la voz de Cortana es diferente e intentamos que no tenga un acento de una región determinada”, señala Campoy sin desvelar, por supuesto, quién es la persona que da voz a la Cortana española. “Tuvimos que hacer un casting de voces. No solo era importante la calidad de la voz sino también otras cualidades técnicas”.

 

Cortana contesta también por escrito si lo deseamos.

Cortana contesta también por escrito si lo deseamos.

 

Sobre otras cuestiones más ligadas a las emociones el equipo de la asistente virtual sigue avanzando aunque “es probable que Cortana nunca hable de política y religión, aspectos más polémicos que solo hablamos con nuestra familia. Cortana no es nuestra familia”, sentencia el directivo. Aun así, indica, Cortana está creada para no contestar con evasivas: “Al final, con sus respuestas, se tiene que ‘mojar’ de alguna manera o dar su punto de vista; en nuestra vida real no confiaríamos en un asistente que no tomara ninguna decisión”.

La asistente virtual sí tiene que saber, si el usuario la deja, claro está, algunos aspectos personales de éste, por ejemplo quién es su padre para poder responder a la orden “llama a papá”. “Para crear a Cortana entrevistamos a asistentes personales reales de famosos, empresarios, etc. a nivel global. Así decidimos crear un cuaderno de notas de Cortana, todos los buenos asistentes personales lo tienen”. Un gran asistente personal, prosigue Campoy, sabe si su jefe prefiere la ventanilla del avión cuando le contrata un vuelo o si es alérgico a algún alimento, incluso qué restaurante prefiere. “Pero Cortana –añade el responsable– tiene también la capacidad de olvidar. En el momento en el que se lo pidas olvidará los aspectos personales que le habías enseñado. Claro que, cuanto más le dejemos saber de nosotros, más nos podrá ayudar en nuestro día a día”.

Desde luego Cortana tendrá que ir profundizando en algunos temas. “Es importante crear contextos de conexión con el usuario”. De lo que sí es capaz es de “diferenciar si quieres ser más productivo en alguna tarea o solo quieres jugar”. “Hay muchas personas que hablan mucho con Cortana solo para divertirse. Incluso flirtean con ella”. Eso sí, la asistente está preparada para cortar radicalmente la conversación si ésta sube de tono. Así ocurre en España, explica Campoy, un país muy concienciado en un tema como la violencia de género. “En otros países hay más permisividad social. En Reino Unido, por ejemplo, ante una conversación más subida de tono las respuestas de Cortana no son tan tajantes como en España”. Si recibe insultos, sin embargo, todas las Cortanas responden igual: zanjan la charla. ¿Y si le pedimos que nos cuente un chiste ‘verde’? “Responderá con un chiste sobre calabacines y guisantes, por ejemplo –asegura Campoy, mostrándonos in situ la respuesta de Cortana–. Hay que tener en cuenta que el móvil de un usuario pueden cogerlo sus hijos, así que hay que ser muy cuidadosos en este sentido”.

 

Los desafíos de futuro

De cara al futuro, los desarrolladores de Cortana seguirán trabajando en esta parte más divertida de la relación con la asistente virtual pero, sobre todo, se centrarán en que ésta sea más proactiva que reactiva. Para ello, recalca Campoy, es esencial que comprenda cada vez mejor el contexto del usuario, y que, en general, mejore su capacidad de entendimiento. “Esta última está muy avanzada en la Cortana española –afirma el portavoz–; nos ha llevado más de un año de trabajo pero ya entiende todos los acentos de España (con cierto margen de error)”.

Este proceso es complicado, explica Campoy, pues hay que tener en cuenta que la dificultad de que una máquina entienda el lenguaje natural radica en que tiene que traducir ondas de sonido. “Esta es la parte más artesanal de este proyecto y lo que hace que sea un éxito o un fracaso, porque si Cortana se equivocara muchas veces generaría un rechazo en el usuario que queremos evitar a toda costa. Pero afortunadamente la capacidad de entendimiento es la joya de la corona de la Cortana en español”. De momento, por cierto, no hay fecha para el lanzamiento de otras Cortanas en otros países hispanohablantes. “América Latina es un mercado muy interesante pero es todo un reto lanzar nuestra inteligencia artificial allí. Son muchos mercados y, aunque se puede hacer, aún hay que ver cómo y cuándo”.

Mejorar el ciclo de aprendizaje de Cortana es otro de los retos de Campoy y su equipo, sobre todo cuando se use en el PC y cuando se produzca, más adelante, un paso más y sea capaz no solo de entender la voz del usuario y comprender lo que éste le escribe sino también interpretar sus gestos del usuario.

¿Cabe la posibilidad de que Microsoft lance una versión masculina de Cortana en un futuro? “Uf, la verdad es que mucha gente nos lo pregunta –ríe Campoy–. Podría ser, por qué no, pero hoy no está en la agenda”, concluye.

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.

  • Jesus Cieza

    Excelente artículo, gracias por compartir información.