Innovación

Un corazón vigilado con etiquetas RFID

rfid medicinaEl Instituto de Cancer do Estado de São Paulo ha comenzado a implementar un sistema de localización en tiempo real que funciona con WiFi, con el objetivo de apoyar una reacción rápida ante los ataques al corazón de los pacientes en el hospital. Se trata de unas placas RFID que el personal de la clínica lleva colgadas al cuello para avisar a en caso de una situación de emergencia.

Las placas RFID funcionan a través de etiquetas. Cada empleado dispondrá de su propio dispositivo, colgado del cuello, y el sistema WiFi de la clínica servirá para conectar todos estos puntos. El Instituto de Cancer do Estado de São Paulo ha probado satisfactoriamente esta medida con 20 miembros de su plantilla y la respuesta ha sido positiva.

La solución es una mezcla de la tecnología de RFsense, Synergy Tecnologia y las etiquetas de Ekahau, con su software de posicionamiento. El resultado es un sistema de localización en tiempo real que busca mejorar la capacidad de respuesta al producirse un ataque al corazón en el centro.

Si alguien del personal del centro médico es testigo de un paciente que está sufriendo un ataque al corazón, apretará un botón para avisar al resto de enfermeros y doctores del área, que recibirán una señal en sus placas, con un mensaje indicando el número de habitación del enfermo. Esto es uno de los ejemplos de la fuerza que tiene la unión de la técnología y la medicina, que ofrece grandes posibilidades a los investigadores, quienes ya se encuentran desarrollando el corazón artificial.

Si alguno de los que han sido avisados no puede prestar ayuda, puede indicarlo a través de su propia placa y la respuesta la recibirán el resto de los implicados. Las placas tienen dos funciones importantes. La primera consiste en la ya mencionada, que sirve para alertar al personal cercano en caso de una situación de emergencia.

Sin embargo, la segunda función importante es almacenar información sobre la capacidad de respuesta en caso de que algún paciente sufra un ataque al corazón. De esta forma el centro médico podrá mejorar sus procedimientos a medida que tenga información de cómo se actúa normalmente.

“Una opción era instalar botones de llamada de emergencia en cada habitación”, comenta Mauricio Strasburg, presidente de Synergy, sin embargo, “eso requeriría cableado, y el hospital no conocería dónde estaría el personal en cada momento”. La solución, por tanto, pasaba por utilizar la red WiFi, que unida a las etiquetas RFID ha puesto en marcha este sistema dinámico de alertas.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano