Innovación

Conviértete en Iron Man con un traje fabricado con impresoras 3D

Escrito por Inma Rico

Si tienes 35.000 $ para un capricho, hazte con uno de los trajes del Hombre de Hierro de Iron Man Factory; aunque antes tendrán que solucionar los problemas legales con Marvel.

Los fans del conocido superhéroe de Marvel están de enhorabuena, siempre y cuando su fanatismo y su bolsillo les permitan pagar los 35.000 dólares que pide una empresa china por fabricar mediante la tecnología de impresión 3D el traje del Hombre de Hierro.

El traje, fabricado con impresoras 3D y del que se han hecho eco varios blogs y medios de comunicación en los últimos días, lo ofrece la empresa china Iron Man Factory y está construido con fibra de carbono reforzada por polímero con 2 mm de goma eva de la que se utiliza para hacer el relleno de los cojines y con articulaciones metalizadas, lo que le proporciona estabilidad y lo hace perdurable.

El “disfraz”, que cubre de los pies es a la cabeza, se va imprimiendo por partes e incluye un sensor que permite abrir y cerrar la careta del superhéroe, así como iluminar los ojos, que se alimentan a través de baterías AAA. El traje completo también incluye un jetpack.

Ahora bien, si 35.000 dólares te parece demasiado, puedes quedarte solamente con el caso fabricado en 3D que cuesta solo 1.300 dólares.

Después de que saltará la noticia a los medios y, a pesar de que la empresa estaba en funcionamiento, todo apuntaba a que la marca no estaba respetando los derechos de propiedad intelectual y marca registrada de Marvel. A día de hoy, la web de Iron Man Factory ha sido bloqueada y un mensaje nos advierte de que están discutiendo con Marvel sobre la licencia para poder comercializar su producto.

Por el momento, todos aquellos que habían soñado con tener un traje a medida de su superhéroe favorito, tendrán que esperar a que la compañía china cierre las negociaciones con la firma de cómics. ¿Cuál será el final de la historia? ¿Podrán los fans de Iron Man disfrutar de un traje de metal fidedigno al original?

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico