Innovación

Convierte tu iPhone 5 o iPhone 5S en un smartwatch

Escrito por Inma Rico

La carcasa Smartlet permite utilizar los últimos modelos del teléfono de Apple como si fueran relojes inteligentes.

Llevar tu nuevo iPhone 5/5S en la muñeca como si se tratara de un reloj inteligente ya es posible con Smartlet, una carcasa personalizable y segura que te permitirá disfrutar de tu móvil desde otra perspectiva.

Los responsables de Smartlet, que han abierto una campaña en  Kickstarter para obtener financiación y comercializar el producto, llevaban años pensando en este accesorio para el iPhone, pero han decidido lanzarlo ahora al ver que, aunque el dispositivo de Apple es cada vez más ligero y rápido en sus diferentes versiones, no se avanza en la idea de hacerlo más “llevable” y transportable.

La carcasa se puede adquirir en diferentes colores y su sistema de seguridad para que no se produzcan deslizamientos del dispositivo, pero que permite extraerlo fácilmente cuando necesitas coger una llamada, es un mecanismo de bloqueo unidireccional que está pendiente de ser patentado y que ha sido probado con diferentes prototipos fabricados con impresoras 3D.

Smartlet se lleva alrededor de la muñeca y deja la pantalla del iPhone  hacia arriba para que sea posible manejarlo con facilidad sin tener que estar sacándolo del bolsillo o del bolso a lo largo de la jornada de trabajo, o para tenerlo a mano cuando se tienen las manos ocupadas, por ejemplo cuando se practica deporte, se cocina o se tiene que atender a un bebé.

Con este accesorio, el smartphone se convierte en un smartwatch y supera, como comentan sus responsables, una de las grandes desventajas con las que cuentan estos dispositivos: la necesidad de estar vinculados al teléfono para realizar la mayoría de sus funciones.

El accesorio no está todavía en el mercado, pero los interesados en adquirirlo cuando se produzca su lanzamiento pueden realizar un pedido previo desde la página web de Smartlet en Kickstarter. Su precio ronda actualmente los 30 dólares.

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico