Innovación

A un paso de convertir la luz en materia

hohlraum_0
Escrito por Rafael Claudín

Físicos teóricos del Imperial College de Londres desarrollan un método para demostrar la teoría de la creación de materia a partir de la simple luz.

Ni la partícula de Dios ni la conversión del metal en oro: la verdadera magia alquímica que nos coloca en una posición cuasi divina es la capacidad de convertir la simple luz en materia. Hasta ahora, sólo una teoría formulada en los años 30 por dos físicos de la Universidad de Nueva York, Gregory Breit y John A. Wheeler, que se basaron en el principio de la ley de la relatividad de Einstein que establece que la masa de un objeto es también la medida de la energía que almacena.

Pues bien, estamos muy cerca de poder demostrar en la práctica esa teoría octogenaria. Y, como muchos avances científicos, estamos ahí por pura casualidad. Un equipo de físicos teóricos del Imperial College de Londres estaba estudiando problemas relacionados con la fusión de la energía cuando se toparon con un método viable para demostrar el llamado proceso Breit-Wheeler.

Al parecer, si se radia un láser de alta energía en un hohlraum (cavidad, en alemán), una diminuta “cavidad” que absorbe la radiación láser y la vuelve a emitir simétricamente como rayos X, se crearía una especie de colisionador de fotones que permitiría formar las partículas de materia. Siempre que la teoría sea cierta, naturalmente. De momento, el método sólo es otro planteamiento teórico, publicado en Nature Photonics.

Una compleja demostración práctica

No en vano, los físicos que han ideado el método son teóricos. La demostración requiere de un amplio equipo de expertos y en estos momentos los responsables del estudio están reuniendo a los seres humanos adecuados para la tarea. Según el investigador principal, Oliver Pike, la demostración podría llegar en menos de un año dependiendo, entre otras cosas, de conseguir un hueco en uno de los 10 laboratorios de todo el mundo que cuentan con las instalaciones necesarias.

En declaraciones a PopSci, Pike indica que “el proceso Breit-Wheeler ha sido tan esquivo porque la cantidad de partículas de luz necesarias para verlo es muy alta. Hasta la fecha, intentar colisionar dos fotones utilizando rayos de luz de alta energía no ha funcionado, es muy difícil generar rayos densos y estrechos de las energías necesarias para detectar el proceso. Nuestro acercamiento es diferente. Los hohlraums calentados con láser se han usado durante décadas, y los láseres de alta densidad han podido acelerar electrones a las más altas energías necesarias para generar los rayos de luz desde hace unos 10 años. Simplemente no creo que a nadie se le haya ocurrido antes utilizar un hohlraum como herramienta para estudiar física fundamental.”

La diferencia con experimentos anteriores que ya convirtieron luz en materia, es que el nuevo método utiliza sólo la energía propia de los dos fotones en colisión, realizando el proceso al vacío, lo que permitirá su perfecta observación. Pike considera además que apenas han empezado a explorar un terreno con increíbles posibilidades, a medida que los láseres que somos capaces de producir vayan haciéndose más potentes. Con un sistema así y una impresora 3D, ya estamos listos para crear un nuevo mundo.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.