Innovación

Guía para que tu coche ayude al planeta (sin que sea eléctrico)

Guía para que tu coche ayude al planeta (sin que sea eléctrico)

Si quieres aportar tu granito de arena al cuidado medioambiental, existen ciertas medidas y prácticas relacionadas con el uso, la limpieza y el mantenimiento de tu coche que puedes llevar a cabo en tu rutina habitual.

Luchar contra el cambio climático en la época actual es una necesidad urgente y está en mano de todos, no solamente de organismos y gobiernos que firman acuerdos como el Pacto Climático. Al pensar en acciones para fomentar las energías limpias y ser más ecológicos, casi todo el mundo piensa en reciclaje en el hogar, la contribución a la reforestación –empleando buscadores como Ecosia– o la reutilización de envases y dispositivos.

Mitos y realidades del coche eléctrico, ¿merece la pena comprar uno?

Sin embargo, también puedes ser más verde a través de tu coche, y no necesariamente a través de la adquisición de un vehículo eléctrico. Lo fundamental es implantar determinadas costumbres y hábitos relacionados con tu automóvil que ayuden a cuidar la salud del planeta. A continuación, te proponemos algunas claves que puedes empezar a poner en práctica desde ya mismo.

Cómo ser más ecológico con tu coche

  • No desperdicies agua al lavar tu vehículo: El agua es uno de los bienes globales más preciados, por lo que no conviene malgastarla. Si lavas tu coche en casa, hazlo con un cubo lleno de agua y jabón, empleando las cantidades mínimas en vez de optar por la manguera. Deshazte de en el lavabo. Si lo lavas en una instalación profesional de lavado automático, es mejor que esta esté conectada a una planta de tratamiento de aguas y que los equipos de alta presión sean eficientes y estén concebidos para desperdiciar menos agua.
  • Revisa periódicamene los neumáticos: Los expertos recomiendan hacerlo al menos una vez al mes, ya que desperdiciarás gasolina si estos tienen baja presión. Revisa que estén calibrados de acuerdo con las instrucciones del fabricante. También es importante viajar con el menor peso posible y evitar acelerar con el coche detenido, además de comprobar cel sistema de escape, el aceite y el catalizador.
  • Recicla los elementos de limpieza del automóvil: Emplea toallas de algodón y rejillas de gamuza en lugar de toallitas de papel deshechables para secar el coche, recuerda reciclar las botellas que albergan los productos de limpieza en sus correspondientes contenedores o aboga por darles nuevos usos.
  • Aumenta la eficiencia del combustible: Las cargas más ligeras, un buen mantenimiento de todos los elementos del coche gracias a revisiones periódicas, conducir a una velocidad moderada y como hemos señalado, extremar la vigilancia sobre la presión de los neumáticos son algunas de las claves para mejorar la eficiencia del combustible. Además, puedes usar las siguientes aplicaciones para ahorrar combustible.
  • Planea tu ruta con antelación: Una ruta planeada y previamente estudiada contribuirá a invertir menos tiempo en el trayecto y por tanto, emitir menos gases contaminantes a la atmósfera.
  • Combina el uso del automóvil con transporte público y alternativo: Puedes reservar el coche para viajes más largos o momentos imprescindibles y en tu día a día, abogar por el uso del transporte público como el metro, el alquiler de bicicletas o el carsharing y el carpoling, que suponen un ahorro en los costes y un aumento de la sostenibilidad respecto al vehículo privado propio. En muchas ciudades ya puedes alquilar motos y coches eléctricos como los de compañías como eCooltra, Emov o Car2Go.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.