Innovación

Cómo va a investigar la NASA el planeta Marte con su nueva sonda espacial

vida marte

La sonda espacial Mars InSight ha aterrizado en el planeta Marte, y tiene varias misiones de investigación en el planeta rojo, que llevará a cabo gracias a distintos instrumentos con los que podremos saber muchas características de Marte que desconocemos.

La sonda espacial Mars InSight de la NASA ha aterrizado en el planeta Marte después de haber estado viajando durante 7 meses recorriendo casi 500 kilómetros.

Mars InSight ha aterrizado cerca del ecuador del planeta rojo, un poco antes de las 8 de la tarde GMT de este lunes. La nave se estrelló con la atmósfera marciana a 12.300 mph y aterrizó unos minutos más tarde en el suelo con sus propulsores silenciosos.

La emoción se sintió en el Laboratorio de la Nasa’s Jet Propulsion en California cuando por fin la sonda pisaba el planeta rojo. “Fue intenso; puedes sentir la emoción”, ha explicado el administrador de la NASA Jim Bridenstine. El administrador afirma que el aterrizaje ha supuesto un día memorable para la NASA.

Mars InSight ha aterrizado en una zona llamada Elysium Planitia, y es conocida por ser una llanura de lava que no tiene rasgos significativos, un sitio tranquilo, que es lo que requiere la misión de InSight de cartografiar el planeta rojo.

“Esta es nuestra primera oportunidad de mirar profundamente dentro de otro planeta, mirar la estructura y descubrir por qué terminó como lo hizo”, explica el líder del grupo de sistemas autónomos en RAL Space en OxfordshireRain Irshad, uno de los científicos del Reino Unido que trabajaron en construir la sonda InSight.

La NASA va a investigar la composición y las dimensiones del núcleo del planeta, el manto y la corteza de Marte. Con los datos recabados quieren comprender cómo se formó Marte y otros planetas rocosos hace 4,6 mil millones de años.

El envío de sondas al planeta rojo es una misión arriesgada, ya que tan solo el 40% de las misiones han podido lograrlo. En el 2016 la Agencia Espacial Europea intentó aterrizar la sonda Schiaparelli en el Marte, pero cerró los cohetes muy pronto y los estrelló contra el suelo.

La sonda InSight después de haber cruzado la atmósfera marciana lanzó un paracaídas, puso en marcha un escudo térmico y utilizó retro-propulsores para frenar el descenso hacia la superficie.

La sonda InSight va a utilizar tres instrumentos para el estudio del planeta, usando investigaciones sísmicas, geodesia y transporte de calor. Así, utilizarán un sismómetro desplegado por un brazo robótico que actuará como una oreja en el suelo y podrá escuchar los temblores de las rocas subterráneas que se deslizan unas sobre otras en líneas de fallas geológicas.

Las ondas de presión rebotan dentro del planeta y así se puede conocer su estructura. Se espera que InSight registre unos 100 maremotos de magnitud 3,5 o superior durante los dos años de misión.

La NASA descubre nuevos planetas similares a la Tierra

“La pregunta más importante es si Marte es sísmicamente activo”, ha explicado el un científico planetario que trabajó en la nave espacial de la Universidad de Oxford Neil Bowles.

“Tenemos evidencia indirecta de sacudidas en la superficie, por ejemplo, al observar rocas que ruedan cuesta abajo en imágenes desde la órbita, pero InSight será la primera misión en colocar un sismómetro directamente en la superficie de Marte”, afirma Bowles.

Con una sonda de calor se excavarán 5 metros en el suelo para medir la velocidad a la que el calor sube a través del planeta. El tercer instrumento serán unas antenas que se utilizarán en el módulo de aterrizaje para rastrear su posición y así conocer cuánto se tambalea Marta sobre su eje, lo que refleja el tamaño del núcleo del planeta y si este es sólido o fundido.

Marte perdió en algún momento de la historia su campo magnético y una parte de su atmósfera, lo que provocó que las temperaturas cayeran y que su superficie estuviera expuesta a una radiación intensa.

Estas son las distintas misiones en las que la NASA investigará el planeta Marte con su sonda InSight próximamente.

Vía | The Guardian

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández