Innovación Motor Tecnología

Cómo serán las carreteras y vehículos en la era del coche autónomo

coche reparar

¿Cuánto ahorraremos -o gastaremos de más- en energía cuando se asiente el coche autónomo? ¿Serán más ligeros los vehículos? ¿Habrá más o menos tráfico?

Mucho se ha hablado del enorme potencial del coche autónomo y del enorme impacto que tendrá en términos económicos para la industria automovilística y, también, la de servicios digitales.

Sólo en Europa se espera que este tipo de vehículos aporte 17 billones de euros en negocio de nuevo cuño para 2050. Estos mismos coches deben superar sus todavía inaceptables errores técnicos (Google registró 124 fallos en 2016 y los Tesla 182) antes de llegar a manos de sus futuros dueños, ansiosos de ellos como demostraba un reciente estudio.

Sin embargo, quizás se ha dejado más a la imaginación y menos a los datos otro aspecto fundamental que traerán aparejados estos automóviles sin conductor: cómo serán las carreteras, los vehículos y su impacto en el consumo energético cuando ningún humano esté tras el volante de su coche. Un trabajo publicado en la prestigiosa revista científica Transportation Research Part A: Policy and Practice, publicado en abril del pasado año, nos eleva a este hipotético futuro, fechado en 2050.

Los coches del mañana autoconducido

Los coches sin conductor no solo nos ofrecerán una experiencia de viaje completamente nueva y en la que estaremos más cómodos y abiertos a toda una nueva serie de servicios añadidos (televisión a bordo, etc.). Estos vehículos autónomos también proporcionarán una mejora del tráfico y los atascos (en torno al 4%) y cambios drásticos en el propio diseño de los automóviles. Al tener menos probabilidades de accidentes, no es necesario tener tantos elementos físicos de seguridad, aligerando los vehículos en hasta un 23%, lo cual reduce a su vez el consumo energético de los mismos.

Tres razones por las que aún no estás preparado para ir en coche autónomo

O esa sería la teoría, ya que el estudio refleja que en realidad los coches autónomos harán subir la factura energética total en hasta un 60%, debido a que muchos consumidores usarán esta modalidad de transporte en situaciones donde actualmente optan por otras alternativas, como trenes o autobuses, incluso en trayectos entre distintas localidades. Por no contar que el equipamiento electrónico de estos coches crecerá hasta un 11% (pantallas y ordenadores, principalmente) tampoco ayuda precisamente a mejorar la eficiencia de estos vehículos.

Más viajes y más rápidos

Las carreteras también vivirán una profunda transformación en su explotación cuando por su superficie tan solo rueden coches autónomos. Por ejemplo, los científicos (que en su estudio tan sólo analizaban el impacto sobre las vías de EEUU) estiman que en 2050 aumentará el tráfico en un 10% al atraer a personas que actualmente no conducen (como niños, ancianos o personas con discapacidad) al asfalto.

Coche autónomo de Intel

Asimismo, y de nuevo ligado con la mayor seguridad de estos vehículos, los límites de velocidad aumentarán de forma notoria, entre el 7% y el 22%.

Coche compartido

Otra de las grandes transformaciones que traerá aparejado el coche autónomo a nuestras vidas será la consolidación del modelo de compartir coche en entornos urbanos que tan popular se ha vuelto ya en algunas urbes del planeta. Acabar con la obsesión por la propiedad del vehículo para pasar a una aproximación como servicio, en la que podamos llamar a un coche sin conductor cuando lo necesitemos, será todo un shock cultural para gran parte de la sociedad.

En ese sentido, el informe recoge que esta tendencia se disparará conforme los coches autónomos lleguen a las carreteras… un fenómeno que será quizás la única posibilidad de que estos nuevos automóviles reduzcan su impacto energético respecto a la situación actual. En concreto, los científicos estiman un descenso en el consumo de energía de entre el 21% y el 45% debido a este factor para el año 2050.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.