Innovación

La clave para reciclar plástico puede estar ¡en los gusanos de la harina!

La clave para reciclar plástico puede estar en los gusanos

Según un reciente experimento científico, los gusanos de la harina pueden ser una de las soluciones para el problema medioambiental del plástico, un material que amenaza seriamente los ecosistemas y la salud de los seres vivos.

La especie Tenebrio molitor, más comúnmente conocida como gusanos de la harina, destaca por su alto contenido proteico, motivo por el que suele tratarse como alimento para réptiles y ahora, también para elaborar snacks comestibles para humanos o plantear alternativas más sostenibles a la perjudicial carne roja. Ahora, estas larvas también podrían tener la llave para paliar parte de los efectos dañinos de la contaminación de plástico, un grave problema medioambiental que exige nuevas medidas  como las prohibiciones y reducción de uso de elementos con este material o la apuesta por la economía circular.

Crean una enzima de diseño capaz de comerse el plástico

Según un estudio publicado en la edición en papel de Environmental Science & Technology que recoge The Economist, los gusanos de la harina pueden consumir plásticos y convertirlos en dióxido de carbono, debido a la presencia de una bacteria en sus entrañas. La investigación se centró en si estos animales pueden descomponer rápidamente los polímeros y diferir también otro de plástico conocido como poliestireno.

La investigación llega en un momento especialmente relevante y delicado, en el impacto negativo del plástico sobre el medioambiente y la salud humana no deja de crecer. De hecho, cada segundo más de 200 kilos de plástico es vertidos en los mares y océanos, lo que implica más de 8 millones de toneladas al año, y los microplásticos ya han entrado en las cadenas alimentarias de animales y humanos.

La mitad del plástico podría ser convertido en gas por los gusanos

Los investigadores encargados del estudio dividieron a los tenebrios o gusanos de harina en varios grupos: algunos recibieron 1,8 gramos de poliestireno, polietileno o ambos. Otros recibieron salvado de trigo para complementar sus dietas de plástico.

Al final del experimento, que comprendió una duración de 32 días, más del 90% de los gusanos sobrevivieron, los gusanos que se alimentaron con polietileno pudieron convertir el 50% del plástico en gas, y los que consumieron el poliestireno pudieron convertir el 45%.

Imagen | Thomas W. Fiege

Fuente | Fortune

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.