Innovación

Cómo darle una segunda vida a un táper caducado

Cómo darle una segunda vida a un táper caducado

En tu afán por reutilizar productos de plástico, un material que entraña numerosos peligros medioambientales, te aportamos algunas ideas para darle una segunda vida a los populares táperes que empleamos asiduamente para envasar comida.

En nuestro día a día, debemos intentar usar la menor cantidad de plástico posible, apostar por la economía circular en nuestros proyectos y además de reciclar, abogar por el uso de recipientes reutilizables como las bolsas de tela o los envases de vidrio. Aunque el uso de táperes es común para aquellas personas que comen en la oficina o cocinan varias raciones de un mismo plato, no debes tirarlos a la basura aunque ya no sirva o pueda contaminar alimentos y migrar componentes del plástico.

¿Qué puedo hacer para parar el cambio climático? Empieza por estas 13 cosas

Ya que no se trata de un material biodegradable, lo ideal es reutilizarlo en lugar de tirarlo a los contenedores del plástico. Desde la sección Consumo Claro de Eldiario.es aportan algunas ideas creativas para darle una segunda vida a un táper caducado. Recogemos varias de ellas y te recordamos que además, puedes pintar o decorar el envase a tu gusto. 

7 formas de reutilizar un táper

  • Posavasos: La tapa es útil como superficie para poder posar vasos y copas de manera que no dejen círculo y reciban las posibles lágrimas de líquido.
  • Macetas: Tanto la tapa como el contenedor pueden tener una vida útil como maceteros para plantas de interior. La tapa la puedes usar de posamacetas haciéndole varios agujeros para la recogida de agua.
  • Dispensador de pañuelos: Simplemente deberás hacer una ranura holgada en la tapa del táper, en la parte central y en forma de estrella, para sacar los pañuelos de papel que deberás guardar en su interior.
  • Botoneros, costureros o semilleros: Sea del tamaño que sea, puede servir para albergar botones, dedales y agujas, cereales y legumbres, semillas o especias secas. 
  • Portavelas: Puedes hacer con alambre una base enrollándolo en espiral y dejando un tramo ascendente sobre el que vincular la parte baja del hilo de algodón. Pon esta estructura en el táper escogido, permitiendo que el exceso de hilo desborde el contenedor. A continuación, llénalo con aceite usado, y previamente filtrado, y añádele unas gotas de aceite aromático. 
  • Huchas: Haciéndole una ranura podrás guardar en el táper tanto monedas como billetes.
  • Moldes para jabones caseros: Estos envases son dúctiles y por tanto, de gran utilidad para despegar el jabón de la base y luego cortarlo o dejarlo a tu gusto.

Otros usos de los táperes son portafotos o lámparas.

Fuente | Consumo Claro

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.