Innovación

El coche que se conduce solo más cerca

Las innovaciones siempre han sido un ingrediente fundamental en la industria automotriz, de hecho, en la segunda mitad del siglo XX, algunas marcas basaron su estrategia de creación de marca en la Innovación. La revolución tecnológica que estamos atravesando ha disparado una nueva carrera entre los fabricantes de automóviles. Volkswagen ha dado un paso en un tema  con el que se ha soñado desde hace años: el coche que se maneja solo.

La industria automotriz sufrió gravemente la crisis que desde hace tres años mantiene en vilo a varios países de Occidente. Parece ser que la recuperación para la mayoría de los sectores afectados pasa por la Innovación, y los fabricantes de automóviles se han entregado a la labor de desarrollar las tecnologías que están directamente relacionadas además de acercarse a las nuevas tecnologías, como la realidad aumentada o las redes sociales.

Los fabricantes, como sucede en la mayoría de sectores industriales, no sólo están  introduciendo novedades en los productos, sino que poco a poco las nuevas tecnologías permean en el funcionamiento de las empresas. En marzo, por ejemplo, Jim Farley, vicepresidente de Marketing, nos explicó la estrategia de Ford en Social Media.

El auto que se conduce solo

KITT todavía no es real pero desde hace tiempo hay varios proyectos, oficiales y privados, que buscan sistemas que permitan que los coches sean capaces de realizar trayectos sin la necesidad de un conductor basándose en la comunicación con dispositivos físicos, dispositivos móviles, otros automóviles y en la información que obtienen y procesan gracias a sensores incorporados.

Engadget publica que Volkswagen ha propuesto una tecnología de Piloto Automático Temporal (TAP en sus siglas en inglés) que el conductor puede activar cuando conduce por una vía rápida. Es como una versión ampliada del control de crucero que permite, además de levantar el pie del acelerador, soltar el volante.

Este TAP utiliza radar, laser, cámaras y sensores ultrasónicos para interpretar el entorno y se capaz de mantener una distancia prudencial. El límite es de 130 Km por hora y el conductor puede retomar el control del vehículo en cualquier momento.

Todavía no llegamos al momento en el que también el conductor pueda distraerse con los dispositivos de entretenimiento del vehículo, pero los proyectos que hace unos años eran sólo una idea van cerrando la separación que hay entre prototipo y producción.

Imagen vía Engadget.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo