Innovación

Adiós a Juicero, la startup de los exprimidores inútiles de 700 dólares

Adiós a Juicero, la startup de los exprimidores inútiles de 700 dólares

El negocio de Juicero, el aparentemente sofisticado pero inútil gadget para exprimir zumo conectado a Internet que sacó los colores a Silicon Valley, echa el cierre tras levantar 120 millones de dolares de financiación y resultar ser un auténtico fiasco.

Cinco meses después del escándalo que hizo sonar las alarmas del ecosistema de Silicon Valley, Juicero baja la persiana con los inversores pidiendo cuentas y un gadget inútil destapado por prensa y usuarios, tal y como puedes apreciar en el análisis en vídeo de Bloomberg. El que prometía ser el Nespresso de la fruta no era sino un timo amparado en su conexión a Internet y la confianza de los interesados que le valió una financiación de 120 millones de dólares.

En abril se descubría el fraude de su supuestamente innovador sistema que empleaba paquetes de fruta comprimida para elaborar zumos frescos: la bebida del futuro podía obtenerse tan solo con estrujar las bolsas, dejando en ridículo su precio inicial de 700 dólares, que tras la decepción bajaron a 400, con el consiguiente despido de una cuarta parte de la plantilla de la startup. 

“No es fácil ver cómo durante una semana los titulares y las críticas se dirigen a un mismo sitio, pero estamos aprendiendo, escuchando y mejorando. Confiamos en superar la situación y mantener nuestra promesa para ayudar a la gente en su viaje hacia un estilo de vida saludable”, se excusaba Jeff Dunn, exdirectivo de Coca-Cola y CEO de Juicero la pasada primavera.

Cierra Juicero, la startup de los exprimidores inútiles de 700 dólares

El apoyo que recibió esta licuadora conectada a la red no fue moco de pavo, ya que entre otros, pusieron su grano de arena en el fondo de inversión gigantes como Alphabet o KPCB.

19 disparatadas campañas de crowdfunding que fracasaron estrepitosamente

Ahora, y tras el estrepitoso escándalo y consiguiente pérdida de reputación, la próxima semana será la última de Juicero en el mercado, y su página web ya ha anunciado que queda suspendida la venta tanto de la licuadora como de los cartuchos de fruta. Cada uno de los preparados tenía un coste entre los 5 y los 7 dólares, además de un código QR encargado de informar sobre su estado de conservación y forma de preparación. Muchos de los detractores veían este detalle como una manera de impedir la entrada de sistemas compatibles.

La compañía brinda tres meses para devolver el dinero a los que compraron este exprimidor, sin importar la fecha de compra. Por su parte, la plantilla tiene un margen de 60 días para incorporarse a un nuevo trabajo. El creador del gadget, Doug Evans, ya había fundado previamente Organic Avenue, una cadena de restaurantes de comida sana que terminó en bancarrota. Mientras, en Silicon Valley, inversores de la talla de Google han aprendido a mirar con lupa el fondo absurdo de productos inútiles más allá de la apariencia `techie´ y un diseño bonito.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.