Innovación

China construye el mayor radiotelescopio… para buscar alienígenas

Radiotelescopio chino para exploración espacial

180 millones de dólares y cinco años después, China termina de levantar el mayor radiotelescopio de la Tierra con la misión principal de encontrar vida extraterrestre.

Con el tamaño de 30 campos de fútbol, China acaba de concluir la construcción del mayor radiotelescopio del planeta, compuesto por 4.450 paneles triangulares y 500 metros de diámetro. Esta nueva instalación, llamada FAST y que entrará en funcionamiento en septiembre, ha costado más de 180 millones de dólares y cinco años de arduo trabajo. ¿Con qué fin? Explorar el universo y buscar civilizaciones extraterrestres.

Así lo asegura el medio local Xinhua, el cual asegura que FAST ayudará que los científicos de todo el mundo puedan analizar franjas del universo hasta ahora inexploradas en busca de vida alienígena. No en vano, este telescopio es dos veces más grande que el instalado en el Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico, que ostentaba hasta ahora este particular honor. De hecho, también es hasta 10 veces más sensible que el telescopio existente en Bonn (Alemania), el más preciso en estos momentos.

Pero dejando a un lado las curiosidades sobre su descomunal tamaño, el telescopio será utilizado como comentábamos al análisis de ondas gravitacionales y la búsqueda de objetos extraños que permitan conocer mejor el origen del universo; sin olvidar esa misión de fondo de “búsqueda global de vida extraterrestre”, tal y como asegura el gobierno chino. Eso sí, durante los dos o tres primeros años de vida útil estarán dedicados fundamentalmente a ajustar el dispositivo, así como a algunas investigaciones preliminares.

Una construcción compleja

El despliegue de una instalación científica de este calado no sólo ha traído consecuencias (positivas) para la comunidad científica, sino que también ha acarreado efectos (negativos) en la población local de la provincia de Guizhou. De hecho, todos los habitantes que residían en un radio de 5 kilómetros en torno a donde se ha construido FAST tuvieron que ser reubicados durante los cinco años en que se estuvo trabajando para su construcción.

En total, 9.000 personas que recibieron unos 1.800 dólares en compensación por parte de las autoridades del Gigante Asiático, aunque la prensa local asegura que las minorías étnicas que vivían en la zona recibieron algunas ayudas adicionales.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.