Innovación

China busca desarrollar su propio ‘smart car’

saic
Escrito por Marcos Merino

Una alianza entre el fabricante SAIC y el gigante de Internet Alibaba podría permitir el desarrollo del primer coche conectado chino.

Internet nos ha traído la mayor y más profunda revolución del siglo y está cambiando la vida de las personas en todos los sentidos. Los automóviles, en concreto, se fusionan cada vez más rápidamente con el Internet móvil. Los consumidores ya no compran coches sólo para satisfacer su necesidad de transportarse, sino que esperan obtener un paquete completo de soluciones y servicios de viaje.
(Nota de prensa de SAIC)

Según anunciaron esta semana, SAIC Motor, el mayor fabricante de automóviles en toda China (por volumen de ventas), se ha unido al gigante del e-commerce Alibaba Group Holding para reunir 160 millones de dólares con los que financiarán el desarrollo de coches conectados a Internet. Este acuerdo sitúa a Alibaba en el selecto grupo de grandes de la Red que buscan contar con una presencia prominente en el sector automovilístico. Alibaba se fundó en 1999 por el carismático Jack Ma, y en ese tiempo se fue expandiendo más allá de su negocio básico en torno al comercio electrónico, invirtiendo en áreas como las finanzas y el contenido de entretenimiento. Ahora, la compañía china afirma que el desarrollo de nuevos servicios de cloud computing, unido al uso del big data, mejorará la experiencia de conducción de los consumidores.

El fondo creado por SAIC y Alibaba es el primer paso concreto que dan ambas partes después de haber suscrito en junio una alianza para construir un sistema integrado que permitiría que los coches se comunicaran entre sí, así como con la carretera y los peatones. En breve, el fondo se abrirá a otros inversores, entre ellos varios fabricantes de coches que estarían interesados en esta tecnología. Esta clase de alianzas entre empresa tecnológica y fabricante de automóvil tiene precedentes en Occidente: sin ir más lejos, Apple mantiene acuerdos con hasta 20 fabricantes de automóviles (BMW y Volvo, entre ellos) para implementar el sistema CarPlay, compatible con dispositivos iOS; así mismo, Google mantiene una relación similar con otros fabricantes, como Audi y Ford.

China también está construyendo la infraestructura necesaria para la implantación de los coches inteligentes: en octubre, China Mobile y Deutsche Telekom firmaron un acuerdo para crear una plataforma de coches conectados en China. La primera compañía proporcionará el acceso a la red, y la segunda las tecnologías necesarias para dotar a los coches a comunicaciones máquina a máquina. A esto se suma que un gran número de compañías tecnológicas chinas se están introduciendo en el sector de los coches inteligentes, gracias a que el gobierno chino está incentivando la entrada de empresas ajenas al sector automovilístico para fomentar la inyección de innovación en el mismo. Por ejemplo Baidu, el mayor motor de búsqueda en China, lleva tiempo trabajando codo con codo con los fabricantes y podría llegar a lanzar un coche autónomo este mismo año, si concedemos crédito a las declaraciones de su presidente Robin Li mientras asistía a un evento en el Parlamento chino. Por su parte, Leshi Internet Information & Technology Corp, un fabricantes de televisiones inteligentes, también está compitiendo para obtener una porción de este sector.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.