Innovación

Big Data Rentable: MIT desvela cómo acelerar el análisis de datos

Escrito por Natasha Bernal

MIT usa los GPS de los automóviles para crear una investigación sobre cómo acelerar el análisis de Big Data.

‘Big Data’ es de los conceptos más comentados en la actualidad tecnológica. Puede predecir elecciones, ayudar a la NBA, usarse por empresas y solucionar infinitos problemas del mundo del marketing. El problema es que hay pocos que se atreven a lanzarse a la piscina del big data por miedo al tiempo que se emplea analizando datos.

La mayoría de los informáticos intentan buscar sentido entre los datos creando algoritmos eficientes. Sin embargo, los investigadores del MIT presentaron una nueva forma de analizar datos en un menor espacio de memoria, con la misma capacidad de análisis convencional.

En la nueva investigación, se probó la técnica en datos locales de dos dimensiones generados por los receptores GPS. En un post de MIT, Daniela Rus, directora del Laboratorio de Informática y Inteligencia Artificial de MIT explica la técnica del estudio. Los receptores GPS recogen datos de posicionamiento cada 10 segundos, lo que se traduce en un giga de datos cada día. Un sistema informático que esté intentando procesar los datos de miles de coches para analizar los patrones de tráfico podría ahogarse con toda la información fácilmente.

Sin embargo, esta investigación se basa en algo racional: no importan los puntos en los que se encuentran los coches cada 10 segundos, sino los momentos en los que el coche gira o cambia de dirección. El algoritmo desarrollado crea líneas rectas entre los puntos en los que gira el vehículo.

Un aspecto clave de este algoritmo, explica MIT, es que puede comprimir datos on the go, sin perder el valor de la información en su estado final igual que si el algoritmo hubiese esperado a que llegasen todos los datos antes de comprimir. Aunque se perderían algunos datos, los investigadores aseguran que se mantendría en un nivel bajo.

En principio, el mismo tipo de algoritmo podría usarse con cualquier tipo de datos y con datos de más dimensiones. Si un coche pudiese grabar la temperatura y la presión del aire, estos datos también podrían ser recogidos y usados, añadiéndose a los datos de localización. Estas son grandes noticias para las empresas y organizaciones que no sepan cómo gestionar los datos que se acumulan constantemente.

Foto cc Tony Dowler

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal